Páginas vistas en total

sábado, 19 de marzo de 2011

CHIQUI CALDERÓN... Pequeña crónica de un gran concierto... «Los "Chiquis" extraordinarios»... Pura música, pura canción.

Jueves, 17 de marzo de 2011, llego a LA ESTACIÓN DE SEVILLA...


... la sala se va llenando...; son las diez menos cuarto...; es escenario esta vacío...
Todo está a punto...; la sala está llena..., ¡a reventar!...


Diez y cuarto..., se apagan las luces de la sala..., se ilumina el escenario...
y ahí están Chiqui Calderón y Chiqui Cienfuegos –que se sienta al piano–
...suena el piano....


... Y EMPIEZA EL CONCIERTO...

Son incalculables las horas de música en directo que llevo en el cuerpo a lo largo de mi vida –muchas de ellas guardadas en la memoria, y en el alma, como momentos imborrables–...; pues bien, de todas ellas, anoche, escuchando a Chiqui Calderón, viví una de las más hermosas, de las más mágicas, de las que dejan huella, de las que difícilmente podré olvidar...; cuando acabó el concierto lo primero que se me ocurrió decir fue: "¡Un derroche de belleza en plan salvaje..., como pa'levitar de gusto y de sensibilidad!».


... El canto desnudo de Chiqui –con el acompañamiento al piano del otro Chiqui, de Chiqui Cienfuegos– es un conjunto armónico de sensaciones y de sentimientos inclasificables: "jondo"..., "quejío"..., "pasión"...., "desgarro"..., "deseo"... –¡Camarón, como me gustaría que lo escucharas!–; "cancióndeautor-flamenco-jazz-rocksureño", ¡qué se yo!... –te lo juro Armstrong–...; "latidos incontenibles"..., "belleza"..., "la Andalucía que me pierde"..., "identidad"..., "desbordamiento" –cómo "me'acordao" de Smash, Triana, Agujetas y Gualberto...¡innovación y ruptura!–; ... música..., música..., música..., cante..., canto..., canción; ..."un corazón que se arranca en latidos vociferantes y que por momentos parece que puede estallar de sensibilidad"... ¡Chiqui Calderón!




¡Y las manos!...; unas manos que acarician..., que vuelan..., que golpean..., que subrayan..., que denuncian..., que hablan..., que cantan..., que ponen el dedo en la llaga...; "jondas, ...manos jondas"...; manos que se retuercen..., que se juntan..., que imploran...; manos –y cuerpo entero– hechas canto popular... ¡Chiqui Calderón!




Fin del concierto...
¡MERECIÓ LA PENA VIAJAR A SEVILLA!
¡Que gran proyecto el de Chiqui Calderón!
¡Qué gran pianista Chiqui Cienfuegos!
¡Qué buen trabajo el de Milagros, Macarena y Alfonso en "LA ESTACIÓN DE SEVILLA"!

Ahora me pide el cuerpo hablar de las canciones de Chiqui Calderón, de su disco "Ni frío ni calor"... pero no, lo dejo para dentro de unos días..., cuando me pase esta borrachera musical del jueves pasado que todavía hoy, dos días después, me sigue durando.


Y para concluir, una cosita, si queréis ver algo de lo que pasó en "La estación de Sevilla" el pasado viernes os recomiendo que visitéis el blog de Ende García, amiga del alma que he conocido estos días:


puzzlesonoro.blogspot.com

2 comentarios:

  1. Bravo por Chiqui! nos conocimos en nuestros inicios y diez años despues puedo decir que me emocionan sus canciones y su forma de vivirlas cuando está en el escenario.
    un abrazo compañero!
    y otro para ti Fernando!

    ResponderEliminar
  2. Yo a Chiqui lo recuerdo de sus colaboraciones con Manuel Cuesta en La Carbonería, allá por los años 2002-2003. Estoy deseando asistir a un concierto íntegro suyo. Ojalá pronto cumpla mi sueño. Un abrazo.

    ResponderEliminar