Páginas vistas en total

viernes, 7 de enero de 2011

PERSONAJES: JUAN ANTONIO CASTILLO. Tercera parte: La T.V y la fama ¿pueden tener efectos destructores?

Finalmente, si me lo permitís, me gustaría compartir con vosotros y vosotras, unas reflexiones que me hice, en su día, cuando José Antonio Castillo decidió dejarnos, y que vuelvo a planteármelas cada vez que lo recuerdo.

Es muy difícil y aventurado determinar las causas de un suicidio, que con frecuencia se produce, inesperadamente, como resultado de un estado depresivo.

En el caso de Juan Antonio, se dijo que murió como consecuencia de un éxito que le desbordó poniendo en crisis su identidad; en realidad no se saben las causas; por mi parte, cuando vuelvo a escuchar su disco, suelo pensar que tal vez lo que le llevó a la muerte fue encontrarse inmerso en una situación similar a la que narraba en su canción "La jaula de los monos", con la que concluía su álbum.

«Miro la jaula de los monos,
están tan solos como yo,
no van a verlos nunca
cuando llega el invierno
y si mueren que más da...
Cuando sale la luna
el mono es un enigma,
un crucigrama de color negro;
lo que más me atormenta
de esta estúpida historia
es que hace el mono sonriendo».


De cualquier forma, lo cierto y lo lamentable, fue que aquella muerte en plena juventud –tenía treinta años– cercenó la existencia de un hombre que podría haber llegado a convertirse en uno de nuestros mejores y más interesantes creadores contemporáneos.

La gran pregunta que me formulé el 24 de diciembre de 1996, sigue siendo ahora la misma: ¿La televisión –y en particular lo que hoy se llama la televisión del griterío, de las broncas de diseño y de la basura– y la fama, pueden tener efectos destructivos sobre las personas?...

Yo estoy convencido de que sí, aunque también es cierto que la mayoría de las personas tienen la suficiente fortaleza como para no dejarse atrapar por las redes de la televisión basura y de la fama hasta el extremo de quitarse la vida... Quitarse la vida no, pero sí, con bastante frecuencia, hacerse insoportables, inaccesibles, creerse importantísimos, crearse "filtros" para que no se pueda conectar con ellos directamene, contratar "currantillos" que les atiendan las llamadas telefónicas y les cuiden las redes sociales..., en fin, comportarse como si fueran "dioses y diosas" de un "olimpo" que en realidad no es más que el de la idiotez y la mediocridad...; se trata de otros tipos de destrucción: la destrucción de la sencillez, de la cercanía... y a fin de cuentas de la auténtica sensibilidad. Son personas que, en nuestro caso, canten lo que canten, no me interesan.

¿Y tú qué piensas?...

En fin, ¡que cada uno haga lo que quiera!... Al final, para mí, lo que me parece es que casos como el de Juan Antonio Castillo –víctima, sin duda, de la debilidad– no vuelvan a producirse.

4 comentarios:

  1. Curiosamente he estado estas Navidades re-escuchando el disco de Juan Antonio, y pensando en lo fascinante que era.

    Es interesante cómo ha influido en otros músicos actuales, véase al Lichis, que versionó "La copla del viudo del submarino", y que siempre ha reivindicado la obra de Juan Antonio.

    ResponderEliminar
  2. Llevas toda la razón, Fer, "La copla del viudo submarino" es de un sensibilidad desbordante... A mi me sigue emocionando cada vez que la escucho... Tal vez deberíamos hacer algo para que aquel disco se recupere y la gente pueda volver a disfrutarlo.

    ResponderEliminar
  3. Hoy me has conmovido, y no puedo evitar, en parte, sentirme algo culpable, porque hasta hoy me creí lo que se decía por la calle. Sé que te va a doler, pero el rumor era que Juan Antonio era una persona con problemas mentales y que se suicido a causa de ello. Nunca debió tomar parte de ese circo, y mucho menos de la mano de un personaje tan nefasto y carroñero como Navarro, quien seguramente también pudo arruinar la carrera de Bardem (cuando éste hacía de Superman estrellado, y nunca le dedicó medio minuto para que se presentara). Ha habido muchos casos parecidos: la tv no es ni buena ni mala en sí, pero algunos personajes que pululan por ella sí son malos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Fernando, puedes ponerte en contacto conmigo? No consigo como hacerlo de manera privada.

    asbel24@hotmail.com
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar