Páginas vistas en total

domingo, 8 de noviembre de 2015

EN CASA DE «MAUI» ...TERCERA APROXIMACIÓN: DE GRANADA A MADRID DISFRUTANDO DE SU «VIAJE INTERIOR»

Maui y Diego Guerrero

En el “cuelgue” anterior dedicado a Maui –que publiqué el pasado 30 de octubre– concluíamos con estas palabras de la compositora y creadora de Utrera: «Allí, en el Albaicín, nació MAUI Y LOS SIRÉNIDOS un proyecto que empecé con la ilusión y la ingenuidad que me embriagaban a aquella edad –era el año 2000–… Granada me inspiró a cantar mis primeras letras, me incitó a montar una banda, y me empujó a transformarme en Maui … allí empezó todo.»

Maui, en aquel momento, había regresado a Granada con su maqueta autoeditada –en la que había grabado cuatro de sus primeras canciones–; canciones que gustaron mucho por los "madriles", pero con las que parecía que –de momento–  no iba a pasar nada importante –o sea, le ocurrió lo que con tanta frecuencia suele ocurrir con el arte, y con la creación cultural de calidad, por estos lares "capitalinos"–.

No obstante como ella lo tenía muy claro –cantar era lo irremediable de su destino– y como es una mujer fuerte y luchadora, Maui decidió formar un grupo –su grupo– al que llamó “Maui y los Sirénidos” y echarse a cantar –pues sí, "cantando como quien respira"–.

Tomando como referencia, y ampliando, aquella primera maqueta con la que viajó a Madrid,  "Maui y los Sirénidos" grabaron un primer disco al que titularon "Flamenco sumergido" (2005)en el que participaron Alfonso Jiménez (guitarra eléctrica), Pablo Fernández (bajo), Ramón Marchena (guitarra flamenca), Dani Morales (batería), Juanezu López (teclas), Miguel Ramírez (coros, jaleos y palmas), Jorge Cobo (cajón y coros), Juan Carlos Camacho (trompeta), Nica (percusión), Carmen Arjona y Antonio Arco.


La historia de este disco –como casi todas las historias en la vida de Maui– tiene su punto de magia y de encanto. Un buen día, con el disco ya prácticamente terminado, Maui recibió una llamada telefónica de Javier Krahe –muy interesado por su trabajo– proponiéndole lanzar el disco al mercado con el sello "18 Chulos Records" del que él era fundador; sello discográfico que publicó una primera edición de "Flamenco sumergido", para pasar definitivamente, en una segunda edición, al sello "Manantial de Músicas" creado por la propia Maui.

Maui y Javier Krahe.

En el año 2008, "Maui y los Sirénidos" grabaron y publicaron su segundo disco titulado "Un ratito más", en el que ya figuraba con su guitarra, y con todo su arte y sensibilidad, Diego Guerrero –amigo y gran músico totalmente vinculado a la obra de Maui–.

"Un ratito más" fue un precioso disco que supuso otro paso decisivo en lo que Maui califica como su "milagro evolutivo".



Editado el nuevo disco y como era de esperar –el trabajo y la calidad de Maui se lo merecía–, ocurrió, no un milagro, sino un justo reconocimiento: El álbum "Un ratito más" fue galardonado como el "Mejor Álbum Flamenco en los Premios UFI (Unión Fonográfica Independiente) de la Música" y "Maui y los Sirénidos" volvieron a Madrid para recoger el premio; en esta ocasión acompañados de una exótica bailaora japonesa llamada Eiko Watanabe.

"Maui y los Sirénidos" en la entrega de premios de la UFI.
Les acompaña la bailaora Eiko Watanabe


Con motivo de la recogida del premio de la UFI, volvió a aparecer en la vida de Maui un personaje clave y muy importante –creo que definitivo– en su crecimiento como compositora y como intérprete.

En los camerinos del lugar en que se celebró la entrega de los premios Maui conoció a MARIO PACHECO: fotógrafo, gran "productor de lo imposible" y creador de la discográfica Nuevos Medios  –valores incuestionables a los que el corazón me pide evocarlos hoy vinculándolos a la amistad que me unió a Mario y a Cucha Salazar, su compañera–.

Mario Pacheco.

A Mario, en aquella misma ocasión le habían concedido el premio al mejor productor, y ese fue el motivo de aquel encuentro. Mario –que siempre tuvo una muy especial sensibilidad e intuición para captar la belleza y la calidad musical– se quedó "prendao" de Maui. Aquella chica de Utrera, y sus creaciones, no podía falta en el innovador y alternativo catálogo de Nuevos Medios.

Así fue como Mario y Maui empezaron a trabajar conjuntamente en el nuevo disco de "Maui y los Sirénidos"; trabajo que, lamentable y traidoramente, tuvo que interrumpirse por la muerte de Mario el 26 de noviembre de 2010.

La edición del nuevo disco de "Maui y los Sirénidos", destinado a ser publicado por Nuevos Medios, no pudo hacerse realidad. Pasado un tiempo, Maui decidió editar aquel nuevo disco, en 2011, como independiente.

El disco se tituló "Problemología"; contó con colaboraciones como las de Kiko Veneno, Emilio Maya y, por supuesto, Diego Guerrero; y estuvo dedicado especialmente a Mario Pacheco: "por poner toda su ilusión en el proyecto que no pudo ver terminado".




En aquel proceso de cambio de planes en la grabación y publicación de "Problematología" surgió en la vida de Maui –que resulta verdaderamente apasionante– una  nueva presencia muy significativa, me refiero a Martirio.

Mario Pacheco, amigo de Martirio –editor de sus dos primeros discos y del álbum "25 años en directo"– le había hablado mucho de Maui y del disco que estaban preparando juntos; motivo por el que Martirio, tras la muerte de Mario, localizó y se puso en contacto con Maui convirtiéndose en una especie de "madrina" que le impulsó a seguir adelante.

Maui y Martirio.

Con el padrinazgo de Martirio; con los aprendizajes que Maui realizó de Mario Pacheco –empeñado en sacar de ella su identidad más pura: su alma, su jondura, su capacidad narrativa, su voz, su expresividad..., y, a fin de cuentas, su magia y su hechizo– la compositora de Utrera –María Luisa Ramírez Arjona "Maui"– tomó  una decisión  que ella misma nos cuenta:

«Después de tres discos junto a mis Sirénidos, muchos batacazos y algunas alegrías, en septiembre de 2013 decidí caminar solita, hice la maleta y me trasladé a Madrid, para experimentar el vértigo que supone entregarse de lleno a esta aventura, para crecer, para soñar en voz alta.

De esta experiencia nace “Viaje Interior”, mi primer disco en solitario, grabado en la capital a lo largo del pasado 2014 bajo la batuta de Diego Guerrero y con unas colaboraciones maravillosas: mi madrina Martirio, el maestro Jorge Pardo –galardonado en estos días con el Premio Nacional de las Música  Actuales 2015– o El Kanka.»



Sobre este "Viaje Interior" –editado por "Nuevos Medios" en su nueva etapa os recomiendo en primer lugar que os hagáis con el disco y que lo escuchéis; y, si os apetece, releer el "cuelgue" que publiqué sobre él –en este mismo blog– con el siguiente título: 

"MAUI Y SU FASCINANTE «VIAJE INTERIOR»... 
SOLO HAY QUE ESCUCHARLA Y DEJARSE LLEVAR"
http://fernandolucini.blogspot.com.es/2015/09/maui-y-su-fascinante-viaje-interior.html

2 comentarios:

  1. Creo en eso de coincidencias y premoniciones,en que una cosa lleva a otra;y lo digo porque un día hace ya como dos años escuché a Maui,en uno de esos encontronazos por internet - quien se dedica a buscar con asombro,encuentra maravillas - y desde entonces soy una fan de su arte.
    Hoy recibo con gusto este material,-de excelencias - y descubro que mi instinto por lo bello,ético y talentoso,no se equivocó.
    Con su permiso,voy a compartir,de este lado del océano,lo que escribe,cuenta con tanta profesionalidad y generosidad.
    Gracias.
    Lisett Torred

    ResponderEliminar