Páginas vistas en total

lunes, 3 de agosto de 2015

PABLO GUERRERO: «PARA MÍ LA POESÍA ES UN ACTO DE GENEROSIDAD. SE ESCRIBE PARA "DARSE"»... Y PABLO GENEROSAMENTE NOS DA "LA ROSA AZUL ACABADA".

PABLO GUERRERO.

Ayer tuve un sueño, o mejor, ayer tuve un "deseo" que –dado el nivel cultural y de sensibilidad que, hoy por hoy, se vive el este país– lo más probable es que no se haga realidad; lo que me parece una tremenda y penosa injusticia.

Mi deseo consistía, y consiste, en pasarme dentro de un ratito por una de las grande librerías que está en el centro de Madrid, y encontrarme una mesa ocupada por los más de once libros de poesía escritos por PABLO GUERRERO, y, entre ellos, como novedad, su reciente poemario "La Rosa Azul Acabada".


Un deseo lógico –no es ninguna utopía irrealizable– porque Pablo Guerrero es –sin duda–, y lo viene siendo desde hace bastantes años, uno de nuestros poetas contemporáneos más importantes. Deseo lógico, por mi parte, del que lamentablemente, y lo más seguro, es que no voy a poder disfrutar.

Lamentablemente, y consentido por las librerías y el "mercado" –o mejor decir "mercadillo"–, hay una poesía de "urgencia", más joven y más "guapa" y más "comercial" que no cuenta, ni tiene nada que ver, felizmente, con Pablo.

Sin embargo la poesía de PABLO GUERRERO, es, como diría Celaya, «poesía necesaria»

Tan solo hace unas semanas, en el programa de TV que rodamos en su casa –y que podremos ver en pantalla el próximo mes de septiembre– Pablo nos decía: «Para mí la poesía es una forma de darme a los demás; una forma de expresar lo que soy y lo que tengo; es un acto de "generosidad". Se escribe para "darse".»

               «Aquí está el sentimiento –la inicial partitura
               de los astros sobre cada palabra–
               porque acude
               la amistad bien amada de las primeras lluvias.

               La rosa de todos los vientos –lo profundo es la piel–
               en nosotros se queda, pues entrega y extiende
               –ha descendido el alma que cautiva y enlaza–
               pues entrega y extiende
               de una mano a otra mano
               la salutación alegre de destellos azules
               que despide la tierra [...].»

"La roza azul acabada" es un poemario –editado por "Maia Editores"– prologado por Antonio Crespo Massieu e ilustrado por Ángel Aragonés.



Antonio Crespo dice en su prólogo:

«¿A fin la rosa acabada? ¿El nombre exacto de las cosas, la palabra que crea el mundo, restituye sentido, la llave que ahora abre la casa de la hospitalidad, la clave que descifra el sencillo y eterno misterio, la luz descendida, acogida en el poema? ¿Por fin la aurora?

Este libro culmina un viaje hacia la luz de este presente en los poemarios anteriores de Pablo Guerrero y, sin duda,  en el más reciente: "Sin ruido de palabras", En él la palabra nace del silencio, de la atenta escucha del mundo;  no hay ruido, hay sonidos que se deslizan, palabras que caen gota a gota, como el agua, como el árbol, como lo más necesario. Una plenitud, el paisaje, la belleza, y un deseo de restauración: que el pájaro vuelva a ser pájaro, la gota de agua, gota de agua. Aquí, en este nuevo poemario, se diría que el deseo se ha cumplido, como si el viajero penetrara por fin en el claro del bosque [...].  Pablo ha llegado al claro del bosque, se ha tendido en la hierba, se ha despojado, se ha confundido con la tierra y el cielo que le circunda, ha esperado la palabra. [...] Pablo Guerrero ha llegado a la luz.»




Vuelvo al sueño o al deseo con el que iniciaba este "cuelgue": Posiblemente no lo verán mis ojos; pero lo ven mi sensibilidad y mi reivindicación de la justicia. Veo con absoluta y radical nitidez un lugar destacado en el memorial, y en la actualidad de nuestra literatura contemporánea, en el que figura, y habla, y siente toda la obra poética de PABLO GUERRERO.



No hay comentarios:

Publicar un comentario