Páginas vistas en total

jueves, 12 de febrero de 2015

ENCUENTRO CON "JOAQUÍN DÍAZ": ¡EL SÍ QUE ES UN GRAN MAESTRO! ¡GRANDE, SABIO Y APASIONADO!

Joaquín Díaz.

El pasado día tres, en el homenaje que le rindió la UNED –y todos los amigos y amigas– al periodista José Ramón Pardo, tuve el placer, la suerte y la alegría de encontrarme y de compartir un ratito con JOAQUIN DÍAZ, sabio y gran "maestro" de nuestra música popular hacia el que siento una tremenda admiración. Hoy quiero dedicarle este cuelgue y darle las gracias por su trabajo –que a mí tanto me ha aportado– y, contemplando la imagen de ahí arriba, gracias también por su sonrisa que fotografía nítidamente su identidad y su gran humanidad.

JOAQUÍN DÍAZ nació en Zamora en mayo de 1947, y aterrizó en Valladolid en 1951, ciudad en la que realizó sus estudios y donde desarrolló su gran pasión por la música, en particular, por la música popular. Una pasión interior, o sea, profundamente afectiva, y a la vez –y como consecuencia de ese afecto– una pasión acrecentada y fundamentada en un constante trabajo de investigación sistemático y riguroso. Pasión incontenible que, desde siempre, le ha convertido en un gran y generoso MAESTRO deseoso de "eneseñar" –en el sentido de "mostrar" de corazón a corazón– el resultado de sus investigaciones.

Fernando Neira, en la presentación del disco de Joaquín titulado "Dendrolatrías" (2005) –al que me referiré después– describe magistralmente al maestro diciendo: «A Joaquín nunca le han interesado ni la popularidad ni cualquier otra formulación de nuestras humanas vanidades. [...] Él gusta de sentirse útil al prójimo, como aquel náufrago que protege algún trascendental mensaje en la botella con la esperanza de que, algún día, llegue a manos de quien sepa apreciarlo. Y sí, señor Joaquín, quédese tranquilo: el mensaje lleva varias décadas llegando a orillas muy diversas, aunque en este país permanentemente desagradecido pudiera no parecerlo».


Ese "trascendental mensaje" que protege Joaquín Díaz, lo ha traducido en una obra inmensa y siempre de una delicada y cuidadosísima calidad: Más de medio centenar de libros sobre diversos aspectos de la tradición oral: romances y canciones, cuentos, expresiones populares, etc.; más de setenta discos grabados; y centenares de artículos y ensayos, siempre relacionados con la música tradicional y con su tarea investigadora.

La lista de premios –o justos reconocimientos de su trabajo– que Joaquín ha recibido es amplia; entre ellos el Premio Castilla y León de Humanidades y Ciencias Sociales (1999); la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes (2002); Doctor Honoris Causa por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Valladolid (2005); o el Premio a toda una vida del que se le hizo entrega en la Gala de los Premios de la Música celebrada en 2008.

Pero, sin duda, su mejor premio ha sido, y es, su amplia obra editada, de la que podemos felizmente disfrutar, y la creación de la Fundación Joaquín Díaz creada en Ureña (Valladolid).

Biblioteca de la Fundación Joaquín Díaz.
http://www.funjdiaz.net/

He aquí una pequeña muestra de su amplia e interesantísima discografía:


De entre esa discografía voy a destacar –rindiéndole mi homenaje a Joaquín– una de sus últimas obras titulada ˝Dendrolatrías" (2005), palabra que para él tiene dos significados que le dignifican como ser humano: en primer lugar, su adoración por la naturaleza, y, en segundo lugar, su veneración por los árboles.


Disco hermosísimo en el que colaboraron Xuaco Amieva, Gabriel Calvo, Elena Caruso, Javier Coble, Luis Delgado, Germán Díaz, Kepa Junquera, Michel Lacomba, Eliseo Parra, Cuco Pérez, Amancio Prada, Cosas de Niño y Marina Rossell. Marina, en concreto, con su maravillosa voz –que siempre acaricia y mima lo que canta– une su voz a la de Joaquín Díaz para interpretar el tema "Mare de Déu del Món"; canción que os propongo escuchar y disfrutar a continuación.


«Mare de Déu del Món
Que la vida ens doni
Una mica, una mica de tot
Que ens faci millors 
I ens netegi el cor
Mare de Déu del Món.

Madre del Mundo
Que el cielo sea azul 
y nos dé consuelo 
que en nuestro corazón 
sobreviva el amor.
Mare de Déu del Món.
Y yo llevaré
Una estampa cerca de mí
Cerca, muy cerca del corazón
Y una velita también.

Mare de Déu del Món
Que se'n vagi del cap
El que ens treu felicitat
T'ho demano ara i sempre
I en cada moment
Mare de Déu del Món
I jo portaré
Una estampeta arran del cor
I una espelmeta també.
Y yo llevaré
Una estampa cerca de mí
Cerca, muy cerca del corazón
Y una velita también. »

1 comentario:

  1. Buena entrada...visita imprescindible a urueña para completarla, jeje

    ResponderEliminar