Páginas vistas en total

martes, 13 de mayo de 2014

SILVIA COMES LE CANTA «A LA "GLORIA» DE LA GLORIA»...; A LA MUJER "FUERTE", LIBRE, TIERNA, COMPROMETIDA, POETA, INCÓMODA, IMPRESCINDIBLE, AMADA, AMANTE... ¡FUERTE! ¡MUY FUERTE!... «GLORIA FUERTES»

Hace mucho tiempo que tengo ganas de dedicarle un homenaje a una mujer a la que siempre quise y admiré, que es una de nuestras más grandes poetas, y a la que tuve la oportunidad de conocer personalmente teniéndola como cómplice en el proyecto "Aprender a vivir" –proyecto de educación para la paz y los derechos humanos– que tuve el placer de experimentar y dirigir tanto España, como en algunos países de América Latina. Me estoy refiriendo a GLORIA FUERTES.

Gloria Fuertes.

Durante todo este tiempo atrás, Gloria ha estado presente AQUÍ DÓNDE CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA en varios "cuelgues" de la sección "¡MALDITAS GUERRAS!"... Gloria era, y sigue siendo, una gran pacifista... Recordemos dos de aquellos "cuelgues":


Hoy mi deseo de recordar, abrazar y homenajear a GLORIA FUERTES va a cumplirse aprovechando un acontecimiento musical importante que a mí personalmente me ha sorprendido y, a la vez, me ha producido una inmensa alegría; la alegría de que una cantautora como SILVIA COMES –a la que admiro y quiero mucho– haya musicalizado trece poemas de Gloria y los haya cantado y grabado en un disco –recomendable desde ¡ya!– titulado sencilla y "simbólicamente" "FUERTES".


La fotografía de la portada está firmada por Juan Miguel Morales.

Con el permiso de Silvia, antes de hablar de su disco, siento la necesidad de iniciar este "cuelgue" trayendo la voz de Gloria con toda su gracia, con toda su fuerza, y con toda su actitud profundamente revolucionaria. Os propongo escuchar y aplaudir a la GLORIA FUERTES que un día, compartiendo un concierto con Moncho Otero, recitó este "Villancico". (Gracias Moncho por cederme la grabación).


«¡Ya está bien!
¡Ya está bien, 
que se nos va a helar!
¡Tanto adorar al Chaval
y nadie tiene redaños
de darle sus propios paños, 
sus sayas
o su morral!
¡Tanta mirra
y tanto incienso
y Él desnudito entre el pienso!
Pienso...
Pienso que nadie le quiere:
su tiritera me hiere
en esta noche tan bruta.
¡Muchachos, traed viruta,
que vamos a hacer una hoguera,
antes de que se nos muera
de frío la Salvación!
¡Juntad todas las banderas
y haced una colcha loca, 
porque Dios está en pelota
desde que vino al Portal!».


Así era GLORIA FUERTES, y así ha sido capaz de descubrirla, sentirla, amarla y cantarla SILVIA COMES... Considero que este es uno de los primeros y principales valores del nuevo disco de Silvia dedicada a la poeta.

Silvia Comes. (Fotografía de Xavier Pintanel):

Silvia Comes –sin despreciar por supuesto a aquella poeta que inundó de cariño, de imaginación y de libertad el corazón y la sensibilidad de tantos niños y niñas; una Gloria que nos fue necesaria ¡imprescindible–, nos rescata y nos ofrece en sus canciones a la más auténtica mujer –a la "gloria" de la Gloria–: A una mujer fuerte y a la vez tierna, comprometida con la paz y con los derechos humanos de forma valiente y descarada –por eso intentaron desfigurar y aniñar sus creaciones–. Una mujer que amaba a las mujeres, que reivindicó los derechos de la mujer, y que vivió con una libertad muy criticada –pero siempre libre "contra viento y marea"– preciosas, y a veces duras, experiencias de amor y sexo con sus amadas. Una mujer con gracia, con un maravilloso sentido del humor, y, a la vez, una mujer que sufrió en carne viva la incomprensión, la marginación literaria, el conflicto interior por las represiones que la puta sociedad franquista –y los herederos del franquismo– le impusieron y, en general, el desgarro y la impotencia que siempre Gloria sintió ante del dolor humano: el propio y el de toda la humanidad:


«Hago poco o no hago nada. 
La gente se está matando 
mientras yo escribo sentada. 
Bien nutrida, mal amada. 
Hago poco o no hago nada, 
coso y curo mis balazos 
bien herida, mal amada. 
Me duele lo de los otros 
pero no puedo hacer nada 
porque el dolor de mi cuerpo 
me tiene paralizada. 
(Puede llamar a la puerta… 
¡Si tuviera una llamada, 
si me dijese “te quiero”…) 
Compañero, camarada, 
yo también sufro injusticia 
por amor encarcelada. 
No me merezco ser líder, 
lucho cómoda, sentada. 
Hago poco o no hago nada. 
Cambio vendas, 
me preocupo de mi herida, 
hay mucho plomo en mis alas, 
no puedo volar al monte, 
–¡por si llama!– 
Dejadme sola en la sala.
Dejadme cumplir condena, 
–bastante tengo desgracia, 
la gente se está matando 
mientras escribo sentada-, 
bien herida, mal amada». 
("En retaguardia". Poema musicalizado
y cantado por Silvia Comes).

Silvia Comes, ha grabado esta joya de disco de una forma apasiona y convincente –late en cada nota una identificación total de la compositora con la poeta, ¡contenta estará nuestra Gloria!–; y a ello hay que añadir una magnífica interpretación, unas musicalizaciones extraordinarias, y una colaboración de lujo: MAURICI VILLAVECCHIA. No puedo olvidar tampoco la presencia amigable de Juan Miguel Morales, amigo del alma, que ha realizado la fotografía de la portada.

Haría este "cuelgue" mucho más largo entrando en más matices y detalles –por ejemplo la emoción muy especial e intensa que me ha producido escuchar algunas de las canciones, entre ellas, "Silencio de nieve" o "Nana a la nena de la pena"– pero no voy a hacerlo. Esta obra se presenta dentro de un espectáculo en directo, más amplia, que Silvia nos ofrecerá el próximo día 24 de mayo en el Teatre Modern, de Prat de Llobregat. Si puedo, me escapo; haré todo lo posible para disfrutarlo y contarlo. ¡Merece la pena!

Por último, para concluir, voy a relacionar los nombres de los poemas que han sido musicalizados y cantados por Silvia en su disco "Fuertes", y cierro con un nuevo e impresionante poema de  Gloria que podemos escucharlo cantado en el disco.

Silvia Comes. (Fotografía de Xavier Pintanel):

POEMAS-CANCIONES: 1. Carta canción. / 2. En retaguardia. / 3. Casida de una casada. / 4. Silencio de nieve. / 5. Suceso. / 6. Todo asusta. / 7. Viene la ausencia / 8. Cuando el eco del eco. / 9. Versos que escribí dormida. / 10. Cuando muera. / 11. Letanía: Carta a la luna. / 12 . Nana a la nena de la pena –¡MARAVILLOSA¡– / 13. He dormido.

«Silencio de nieve
Ante postura amorosa,
ante paciencia rebelde,
silencio de nieve.
Ante mi entrega diurna,
ante mi herida reciente,
silencio de nieve.

Cuando grito la injusticia,
silencio de nieve.
Cuando grito que te quiero,
nadie me entiende.

Llamo al amor por su nombre
llamo a la puerta de enfrente;
no me importa que me queme,
llamo a tu llama,
silencio de nieve»
("Silencio de nieve")

¡Gracias SILVIA COMES 
por recuperarnos a GLORIA FUERTES!
¡Gracias GLORIA por haber existido y seguir haciéndolo
siempre en tu palabra, 
y, ahora, en la música y en la voz de SILVIA!

1 comentario:

  1. Descubrí a Sílvia cantando a Gloria el pasado septiembre en el teatre de la Santa Creu de Terrassa y también sentí la necesidad de escribir sobre todas las emociones que sentí en un "cuelgue", como le llamas tu a esto de escribir en un blog. Yo también voy a intentar escaparme el 24 al Prat, si nada me.lo impide, para disfrutar este regalo que es "Fuertes"...y que espero poder recoger en mano.
    Abrazos y sonrisas!

    ResponderEliminar