Páginas vistas en total

miércoles, 29 de enero de 2014

CANCIONES Y PERSONAJES: JULIÁN GRIMAU, CHICHO SÁNCHEZ FERLOSIO Y ANA BELÉN

Hoy recupero la sección del blog titulada "CANCIONES Y PERSONAJES" con una doble intención:

En primer lugar, para rescatar dos canciones dedicadas a JULIÁN GRAMAU, político comunista español –nacido en Madrid en 1911– que fue condenado a muerte y fusilado por la dictadura franquista el 20 de abril de 1963. Canciones interpretadas por CHICHO SÁNCHEZ FERLOSIO y por ANA BELÉN.

Chicho Sánchez Ferlosio, Julián Grimau y Ana Belén.

Y en segundo lugar, recupera esta sección del blog, para reafirmarme en el valor de la democracia, y para condenar una vez más, y hasta la saciedad, la pena de muerte, la violencia, y la criminalidad y el horror que siempre generan las dictaduras, y, en particular, las dictaduras militares. 

(A veces me cuesta y me duele hacerlo, pero creo que no hay más remedio que recuperar la "memoria" contra el olvido; recuperarla especialmente para que las nuevas generaciones sean conscientes de nuestra historia reciente, y luchen y se comprometan apasionadamente por la libertad, la justicia y la defensa de los derechos humanos). 

El juicio militar en el que fue condenado a muerte Julián Grimau, celebrado el 18 de abril de 1963, estuvo lleno de irregularidades; fue una burla a la verdad; vulneró hasta las propias leyes ilegales del franquismo; puso claramente de manifiesto la no imparcialidad en los jueces militares; y fue un radical e injusto atentado contra la dignidad y los derechos humanos. 

Al día siguiente de la condena, el Consejo de Ministros presidido por el general Francisco Franco e integrado por 19 hombres, entre ellos Manuel Fraga, no atendió a la petición de conmutación de pena, sino que respaldó la condena a muerte del reo. 


«Grimau fue ejecutado a las cinco de la madrugada, ante los faros de unas camionetas. Los reclutas del pelotón de fusilamiento estaban muy nerviosos. Dispararon 27 balas, pero el oficial al mando tuvo que rematarle con tres tiros de gracia. Nunca lo olvidaré», recuerda Alejandro Rebollo, que actuó como abogado defensor durante el proceso.

Situado el personaje, y el detestable y brutal acontecimiento histórico voy a recuperar dos canciones dedicadas a JULIÁN GRIMAU que fueron compuestas tras su fusilamiento.

La primera, la compuso CHICHO SÁNCHEZ FERLOSIO. Chicho conocía personalmente a Julián y sintió como se le "rompía el alma" aquella madrugada en que fue despiadadamente fusilado. A los pocos días compuso su canción titulada "Canción de Grimau", en la que se funden, de forma inseparable, el dolor, la ternura, la indignación y la esperanza. Chicho la grabó por primera vez en 1963 en el disco "Canciones de la resistencia española", editado en Suecia.


La "Canción de Grimau" de Chicho Sánchez Ferlosio podemos escucharla 
en el siguiente enlace de "goear":

«He conocido el crimen una mañana,
color tiene mi pena de sangre humana
sólo nubes y polvo lo presenciaron,
Julián Grimau, hermano, te asesinaron, te asesinaron.
Ya no nace en la tierra ni un pensamiento
que no lleve esta pena dentro del cuerpo
del dolor de mi pueblo nace mi canto
cuerda de mi guitarra sois compañeras de nuestro llanto
Malditos los que dicen de la venganza,
mientras mueren los pueblos por la esperanza.
Silencio de mi tierra que amargo suena 
las piedras del camino hoy sangre llevan, hoy sangre llevan.
Nacerá trigo joven entre besanas,
las razones de nuevo tan pisoteadas, 
pero a pesar de todo yo sé que un día
tú estarás con nosotros como querías, como querías.
He conocido el crimen una mañana».

La segunda canción dedicada a Julián Grimau, que hoy quiero rescatar, fue compuesta por Eduardo Bautista, e interpretada por ANA BELÉN en su disco "De paso", editado en 1977. 


El título de esta canción es simplemente "Julián Grimau" y podemos escucharla en el siguiente vídeo:


«Sembraste una semilla que fructificó. 
Fructifica día a día en cada flor 
que brota en tierras oprimidas. 
En el barro que regó 
tu sangre generosa que se derramó. 

Hundiste paso a paso en tu largo andar 
la huella firme en un camino de solidaridad 
Raíces de los hombres libres, 
árbol de la libertad,
la savia generosa que te alimentó. 

Tu cuerpo roto en mil pedazos 
el precio que te costó 
tu amor, tu fe, nada fue en vano 
Que aliento y que fuerza, en fin 
a los que aquí juramos proseguir 
tu lucha que sólo la muerte venció. 

Un sábado de abril en el sesenta y tres 
al despuntar el alba 
y antes de las seis 
se agolpan todos los recuerdos 
Aal mirar el pelotón. 
Camino de la historia 
nos dijiste adiós».

2 comentarios:

  1. Estimado Fernando..

    te escribo desde Chile para contarte que, aparte de seguir tu trabajo, disfruto muchísimo de los puntos de vista con los cuales expones temas como éste, el crimen de Julián Grimau. Seguro lo sabes, pero por acá escuchamos ese nombre en boca de Violeta Parra, quien en su tema "Qué dirá el santo padre" lo nombra, despertando la curiosidad inmediata por saber a quien se refiere cuando dice "regado con tu sangre, Julián Grimau."
    y eso..agradecer tu constancia y dedicación..suerte en todo.

    Daniel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Daniel a ti por tu acompañamiento y por tu afecto.

      En efecto, esta es una de las versiones creadas por Violeta Parra de la canción "Qué diría el santo padre" dedicada a Julián Grimau:


      Miren cómo nos hablan
      de libertad
      cuando de ella nos privan
      en realidad.
      Miren cómo pregonan
      tranquilidad
      cuando nos atormenta
      la autoridad.

      ¿Qué dirá el Santo Padre
      que vive en Roma,
      que le están degollando
      a sus palomas?

      Miren cómo nos hablan
      del paraíso
      cuando nos llueven balas
      como granizo.
      Miren el entusiasmo
      con la sentencia
      sabiendo que mataban
      a la inocencia.

      El que oficia la muerte *
      como un verdugo
      tranquilo está tomando
      su desayuno.
      Lindo se dará el trigo
      por los sembra’os,
      regado con tu sangre,
      Julián Grimau.

      Entre más injusticia,
      señor fiscal,
      más fuerzas tiene mi alma
      para cantar.
      Con esto se pusieron
      la soga al cuello,
      el sexto mandamiento
      no tiene sello.

      ¡GRACIAS Y UN ABRAZO GRANDE.

      Eliminar