Páginas vistas en total

miércoles, 15 de enero de 2014

«¡AY DEL OLVIDO!»... ALGUNAS REFLEXIONES EN TORNO A LA MUERTE DEL POETA JUAN GELMAN Y UNA EVOCACIÓN-HOMENAJE A SUS POEMAS MUSICALIZADOS Y CANTADOS.

Hoy nos ha asaltado la triste noticia de la muerte, en Ciudad de México, del poeta argentino JUAN GELMAN; y, de repente, he sentido la necesidad de dedicarle este "cuelgue" haciendo una referencia explícita a algunos de sus poemas que fueron musicalizados y cantados. No podía ser de otra forma aquí donde CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA y donde LA PALABRA SE HACE MÚSICA.

Juan Gelman.

En principio pensaba limitarme a rendirle mi homenaje recuperando y compartiendo algunas de esas canciones creadas sobre sus textos, pero el caso es que no puedo evitar, ni reprimir, la necesidad de formular dos reflexiones que me han surgido con motivo de la noticia de su muerte.

La primera de esas reflexiones está teñida de "indignación". Una indignación que se repetía hace unos días con motivo de la muerte de GERMÁN COPPINI. Es curioso, cuando un "gran ser humano se muere" todo el mundo se apunta a su entierro y... "BLA, BLA, BLA"... "¡QUE BUENO ERA!"...  ¡ERA GENIAL! ¡CUANTO LE ADMIRABA!... Palabrería habitualmente bastante hipócrita y olvidadiza.

Cuando después de la muerte de German leía los largos artículos que aparecieron en los diarios importantes de este país, más que indignación sentí vergüenza, porque sé perfectamente que los firmantes de algunos de esos artículos –poderosos en esos medios informativos– no le hicieron "ni puto caso" en la última etapa de su vida en la que Germán decidió comprometerse políticamente musicalizando y cantando a Miguel Hernández –por ejemplo–; cantando por la "liberación de los cinco presos cubanos" en los Estados Unidos; o grabando su disco "América Herida" dedicado a sus verdaderos grandes ídolos Víctor Jara, Violeta Parra, Viglietti, Carlos Puebla, Malvina Reynolds o Atahualpa Yupanqui. Os puedo asegurar, porque lo viví junto a Germán, que ni le cogían el teléfono, ni respondían a sus llamadas.


Hoy con la muerte de Juan Gelman, ha ocurrido algo que es muy diferente, pero que está relacionado en cierto sentido con lo anterior: Salta la noticia y aparece un titular en el que se nos informa de que antes de morir Gelman le entregó a Sabina su último poema –cosa que me parece muy bien ¡estupenda!–; pero, a la vez, por mucho que lo he buscado en internet, no he encontrado, no un titular, sino ninguna nota de prensa diciendo, por ejemplo, que, en 1988 y 1989 –cuando poco o nada se hablaba del poeta argentino entre nosotros–, el grupo canario TALLER –integrado por Pedro Guerra, Rogelio Botanz y Andrés Molina– cantó a Gelman –; o que a principios de los años setenta le musicalizaron y le cantaron magistralmente en París los componentes del CUARTETO CEDRÓN con la colaboración de PACO IBÁÑEZ. (Evidentemente eso está olvidado y no es noticia. Es algo relacionado con el "mundillo" marginal de la "cantautoría").

Disco "Identidad" (1988) del grupo Taller Canario en
el que aparece grabada la canción "Poderes" compuesta sobre
un poema de Juan Gelman.
Disco "Cantata: Le Chant de coq" del Cuarteto Cedrón.
Cantata basada en textos musicalizados de Juan Gelman.

La segunda reflexión que me he hecho esta mañana, relacionada con la anterior, es que no estoy equivocado –ni debo rendirme– respecto a la necesidad de crear un CENTRO DE DOCUMENTACIÓN SOBRE LA CANCIÓN DE AUTOR para que no queden en el olvido iniciativas y creaciones –por ejemplo– como las del grupo TALLER o el CUARTETO CEDRÓN sobre la obra de Juan Gelman. Iniciativas y creaciones que deben ser protegidas y conservadas como una memoria viva y hermosa a la que siempre pueda acudirse, y de la que siempre se pueda gozar y disfrutar.

Y eso es, precisamente, lo que hoy voy a hacer, rescatar de mi archivo personal algunas de esas canciones para compartirlas con todas las personas que puedan estar interesadas en escucharlas. Me limito a "colgarlas" y a rendirle, a través de ellas, mi sencillo homenaje al gran poeta que se nos fue.

Empiezo con el grupo canario TALLER y con dos de sus canciones. La primera pertenece a su disco "Identidad" (1988) y se titula "Poderes" (letra inspirada en un poema de Juan Gelman y música de Pedro Guerra). Podemos escucharla en el siguiente enlace:


(Como una hierba, como un niño, como un pajarito
nace la poesía, la torturan y nace,
la sentencian y nace, la fusilan
y nace la calor la cantora)
(Juan Gelman)

«Llega del mundo,
de alguna nube,
sale a la calle,
llega del aire,
pinta en los muros
la voz del hambre.
La torturan y nace,
la sentencian y nace,
la fusilan y nace,
como un pajarito,
como una hierba,
como un niño nace.
Viene a la escuela,
juega en los niños,
de todas partes
trae de los árboles
hojas y frutas
esa incansable
¿de dónde viene?
¿dónde se esconde?
nadie lo sabe,
viene del día,
viene del sueño,
de todas partes».

La segunda canción que os invito a escuchar es también del grupo TALLER, se titula "Proposiciones" (letra inspirada en un poema de Juan Gelman y música Pedro Guerra) y fue grabada en el disco "A por todas" (1989).


«Yo digo: mejor no llorar
mejor hacer otro mundo»
Juan Gelman

«Por qué camino se fue
la mujer de trabajo y palabra
por qué grieta hacia nada y oscuro
hacia hueco sin luz.
Por qué camino se fue
esa obrera tan siempre constante
quien dejó tan sin voz su silencio
su sin tregua canción.
No llorar mejor,
yo digo: no llorar
mejor hacer otro mundo mejor
y que se quede
que ya se quede.
Por qué camino se fue
la mujer de trabajo y palabra
por los días de tan desespero
sin trabajo y no ser.
Por qué camino se fue
esa obrera tan siempre constante
quien dejó tan sin voz su silencio
su sin tregua canción».


Del disco "Le chant du coq" ("Cantata del gallo cantor"), cantata escrita por Juan Gelman, que, a principios de los años setenta, fue musicalizada y cantada por el CUARTETO CEDRÓN, con la colaboración de PACO IBÁÑEZ, quiero compartir con todos vosotros y vosotras el tema titulado "Cambios"

Es un texto largo, intenso y amargo en el que se recupera para la memoria, contra el olvido, lo que fue el dolor, el miedo, la injusticia, el desgarro interior, y, también, la lucha y la esperanza de un "pueblo herido", en este caso, el pueblo argentino, víctima de la crueldad que a lo largo de la historia siempre generan las dictaduras de cualquier signo, y, en particular, la dictaduras militares.



«No olviden lo orgullosos
que cuando a la tumba vayan
allí lo mismo se rayan
humildes y poderosos"
pero nosotros no solamente queremos la igualdad en la muerte
también queremos la igualdad en la vida
queremos la justicia en vida
¿por qué estaba triste ese peón de ferrocarril en la mañana apoyado contra la verja de la estación?
¿por qué se le perdía la mirada sin ver a nadie de los que pasaban junto a él?
¿por qué estaba triste ese hombre?
¿por qué hay tantos hombres y tantas mujeres tristes en el país?
¿por qué a cierta hora del día parece que un oleaje de tristeza fuera a arrasar la ciudad?
¿por qué tanta gente sale por sus ojos así o saca por sus ojos tristeza?
¿por qué esa tristeza golpea de noche las ventanas?
estas reflexiones suben en mí
metido en la litera alta de la celda 4 en el pabellón de castigo de la cárcel Villa Devoto
Eugenio abajo oye su radio a transistores
un rayo de sol pasea lento por la celda
¿por qué se pasea ese rayo de sol por acá?
Eugenio quedó encorvado por las torturas pero no sacaron una sola palabra de él
Eugenio es un obrero tierno delicado
no le sacaron una sola palabra
la mujer de Eugenio a veces llora sin saber por qué
interminablemente sin saber por qué llora y deja la casa una semana o dos
lo deja a Eugenio una semana o dos
un rayo de sol pasea por la celda ahora
¿y yo? ¿por qué estoy oyendo crepitar la tristeza de Eugenio
si sé que hay pocos tan puros como él?
¿entonces su pureza no lo defiende del dolor?
¿a veces se le pierde la mirada sin ver a nadie de los que pasan junto a él entonces?
en las celdas de enfrente del pabellón de castigo
los comunes no tienen litera ni colchón
a medianoche les dan un colchón para dormir
tienen que ir a buscarlo desnudos
los guardiacárceles obligan a los comunes desnudos a correr
tirarse al suelo arrastrarse para buscar el colchón
el invierno no puede calentar las baldosas heladas del pabellón de castigo
Eugenio se encorva más todavía cuando el jadeo de los comunes choca contra la puerta de la celda 4
¿esos ruidos tapan las crepitaciones de la tristeza de Eugenio?
¿Eugenio crepita de furor ahora?
¿la tristeza se le congela en pajaritos que arden de furor?
¿en furor va a dar la tristeza de los pobres del mundo?
¿la tristeza de ese peón de ferrocarril dará en furor?
¿un oleaje de furor arrasará la ciudad?
¿arrasará las literas del pabellón de castigo y los comunes y nosotros?
nosotros no solamente queremos la igualdad en la muerte
también queremos la igualdad en la vida
queremos la justicia en vida
aunque sea corta y larga la muerte»

2 comentarios:

  1. "(...) Y voy a agarrarme la rabia y a afilarla (...)"

    De "Oración de un desocupado".

    ResponderEliminar