Páginas vistas en total

lunes, 23 de diciembre de 2013

DOS DESGARROS Y UNA ESPERANZA... CANCIONES Y REFLEXIONES PREVIAS A UNA "NOCHE BUENA".

Hoy, en el “buen día” que cotidianamente cuelgo en mi muro de facebook me planteaba y compartía la siguiente reflexión:

«Mañana celebramos la llamada “NOCHE BUENA” y ¡ojala! sea realmente “buena” para todos nosotros y nosotras; “buena” en el sentido más profundo de la palabra...

Pero antes de que llegue mañana siento una incontenible necesidad de evocar y de hacer presentes entre nosotros a todas aquellas personas, de nuestro país, y de todo el mundo, que lamentablemente no van a poder celebrar su “NOCHE BUENA” porque son víctimas de la pobreza, de la soledad, de la violenica, de la enfermedad..., o, en general, de la desigualdad y la injusticia.

Hacer presentes a esas personas con impotencia, porque poco podemos hacer en este momento, y de inmediato, por ellos. Pero hacerlos presentes, a la vez, con mucha “ternura”, y uniéndonos en una reivindicación solidaria para que los “derechos humanos” algún día sean realmente UNIVERSALES. Ese es un “sueño” realmente posible ante el que no podemos rendirnos. Tenemos que luchar por conseguirlo. Y, para conseguirlo, el NO OLVIDO de la exitencia de esos seres humanos es un primer paso imprescindible.

En concreto, y muy en particular, quiero hacer presentes  a los “niños de la calle” y, en general, a todos los niños y las niñas del mundo que, por unas u otras razones, no son felices y no van a poder celebrar mañana la “NOCHE BUENA” a la que como seres humanos tienen derecho».

Tras estas palabras, esta mañana compartíamos y escuchabamos la canción “Los niños de nuestro olvido” –de René Vargas Vera (letra) y Víctor Heredia (música)–. Canción interpretada por MERCEDES SOSA, tal y como podemos ver y escuchar en el siguiente vídeo grabado en directo:


«Escribo sobre un destino / que apenas puedo tocar / en tanto un niño se inventa / con pegamento un hogar. / Mientras busco las palabras / para hacer esta canción / un niño esquiva las balas / que buscan su corazón. / Acurrucado en mi calle / duerme un niño y la piedad / arma lejos un pesebre / y juega a la Navidad / Arma lejos un pesebre / y juega a la Navidad / y juega a la Navidad / y juega, y juega, y juega... / La niñez de nuestro olvido / pide limosna en un bar / y lava tu parabrisas / por un peso o por un pan. / Si las flores del futuro / crecen con tanto dolor / seguramente mañana / será un mañana sin sol».

Ahora, aquí en el blog.... donde CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA quiero volver a incidir directamente sobre esa realidad cruel e insostenible de la pobreza y, muy en especial, en la pobreza cuando se ensaña con los niños de la calle, de la guerra, del abandono, de la impiedad..., ¡de la injusticia!. 

Y voy a hacerlo, simplemente, añadiendo a la "canción" y al desgarro anterior otra canción que no requiere ningún comentario porque hablan por si sola. Es la "Canción para un niño en la calle", interpretada de nuevo por Mercedes Sosa, acompañada de la banda puertorriqueña Calle 13.


MERCEDES: «A esta hora exactamente hay un niño en la calle, / hay un niño en la calle. / Es honra de los hombres proteger lo que crece, / cuidar que no haya infancia dispersa por las calles, / evitar que naufrague su corazón de barco, / su increíble aventura de pan y chocolate. / Poniéndole una estrella en el sitio del hambre, / de otro modo es inútil, de otro modo es absurdo, / ensayar en la tierra la alegría y el canto / porque de nada vale si hay un niño en la calle».

CALLE 13: «Todo lo toxico de mi país a mi me entra por la nariz, / lavo autos, limpio zapatos, / huelo a pega y también huelo a paco, / robo billeteras pero soy buena gente, soy una sonrisa sin diente. / Lluvia sin techo, uña con tierra, / soy lo que sobró de la guerra. / Un estomago vacío, soy un golpe en la rodilla que se cura con el frío, / el mejor guía turístico del Arrabal, / por tres pesos te paseo por la capital. / No necesito visa pa' volar por el redondel, / porque yo juego con aviones de papel. / Arroz con piedra,  fango con vino / y lo que me falta me lo imagino».

MERCEDES: «No debe andar el mundo con el amor descalzo, / enarbolando un diario, como un ala en la mano, / trepándose a los trenes, canjeandonos las risas, / golpeándonos el pecho con un ala cansada. / No debe andar la vida recién nacida, a precio /  la niñez arriesgada a una estrecha ganancia / porque entonces las manos son inútiles fardos, / y el corazón apenas una mala palabra».

CALLE 13: «Cuando cae la noche duermo despierto, / un ojo cerrado y el otro abierto, / por si los tigres me cupen un balazo, / mi vida es como un circo pero sin payaso. / Voy caminando por la sanja,
haciendo malabares con cinco naranjas, / pidiendo plata a todos los que pueda / en una bicicleta de una sola rueda, / soy oxigeno para este continente, / soy lo que descuidó el presidente. / No te asustes si tengo mal aliento, / o si me vez sin camisa con las tetillas al viento / yo soy un elemento más del paisaje, / los recibos de la calle son mi camuflaje, / como algo que existe, que parece de mentira / algo sin vida pero que respira».

MERCEDES: «Pobre del que ha olvidado que hay un niño en la calle, / que hay millones de niños que viven en la calle, / y multitud de niños que crecen en la calle- / yo los veo apretando su corazón pequeño. / Mirándonos a todos con fabula en los ojos, / un relámpago trunco les cruza la mirada, / porque nadie protege a esa vida que crece, / y el amor se ha perdido / como un niño en la calle».

CALLE 13: «Oye, a esta hora exactamente hay un niño en la calle».

Durísimos desgarros hechos canción: "canción realidad"...

Y seguidamente, frente a esos desgarros, antes de que nos dispongamos a celebrar nuestra NOCHE BUENA, os propongo una luz, una esperanza, una posibilidad, un deseo, un compromiso... ¡ALGO IMPORTANTE QUE PODEMOS Y DEBEMOS HACER!... Nos lo dice MARÍA DOLORES PRADERA en su canción "Nana para un niño con suerte", compuesta por Manuel Vázquez Montalbán y Parera Fons:


«Duérmete niño del alma, que velo tu sueño. / Duérmete niño del alma, que seco tu llanto. / Duérmete mi niño, duérmete. / Duérmete mi niño, duérmete. / Pero hay otros niños que no tienen sueños. / Pero hay otros padres que no tienen cantos. / Sólo tienen el miedo a la muerte y al miedo. / Son los más ofendidos por guerras y hambres. / Son los siempre ofendidos por la fuerza del fuerte.

Hay que hacer de este mundo una casa de piedra. / Donde duerman los niños y canten los padres. / Y unos cielos con pájaros, nubes y estrellas. / Y una tierra con lirios y ríos y árboles. / Hay que hacer de este mundo una casa sin rejas.

Duérmete niño del alma, que velo tu sueño / Duérmete niño del alma, que seco tu llanto. / Pero hay otros niños que temen dormir. Y no despertar. / Pero hay otros padres que cantan de miedo a no cantar.

Hay que hacer de este mundo una casa de piedra. / Donde duerman los niños y canten los padres. / Y unos cielos con pájaros, nubes y estrellas. / Y una tierra con lirios y ríos y árboles. / Hay que hacer de este mundo una casa sin rejas. / Duérmete niño del alma que seco tu llanto. / Mientras tanto yo te canto y mis males espanto».

Y poco más: Tras estas reflexiones vamos a celebrar una nueva NOCHE BUENA con toda la alegría y la paz que nos sea posible y vamos a tomar impulso –en y con el calor de las personas que nos rodean– para seguir luchando por la justicia y por la construcción de un mundo en el que se haga posible que ningún niño, ninguna niña, se sienta triste y desamparado...

¡Y CON TODO ESTO 
BIEN METIDITO EN NUESTRO CORAZÓN, 
OS DESEO UNA MUY FELIZ "NOCHE BUENA"!

2 comentarios:

  1. Me sumo a tus deseos, amigo Fernando, y añado otra canción más a las que tú has seleccionado sobre este triste asunto.

    Se trata de "Canción para un niño en la calle", de Patxi Andión, y puede escucharse en este enlace de aquí:

    http://www.youtube.com/watch?v=tcvHUcboB6E

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfred, un abrazo. Tortalmente de acuerdo, otra hermosa y solidaria canción la de Patxi Andión. ¡Gracias por recordárnosla!

      Eliminar