Páginas vistas en total

viernes, 13 de diciembre de 2013

CARMEN PARÍS - I: DE COMO SE HERMANAN EN ELLA EL GENIO Y LA LIBERTAD

El desencadenamiento del "cuelgue" de hoy, y de algunos otros que le sucederán, surge de una noticia o de un acontecimiento muy importante para nuestra "música popular"; quizá –desde mi punto de vista– uno de los más importantes que se han producido a lo largo del año 2013, me refiero a la grabación de un nuevo disco de la extraordinaria compositora, investigadora y cantante CARMEN PARÍS; disco al que ha titulado «EJazz con Jota".


Carmen presentará su nuevo disco el próximo 19 de diciembre en la Sala Galileo, de Madrid, y, con ese motivo, aquí donde CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA quiero unirme a su nueva andadura y al nuevo reto musical que va a emprender, dando a conocer –por si alguien lo ignora– el extraordinario trabajo de creación y de interpretación que Carmen viene realizado desde hace años y que ahora con "EJazz con Jota" queda reafirmado y engrandecido.

Permitidme un paréntesis previo: En septiembre de 2006, iba a presentar en Madrid –él me lo había pedido– el último disco de Hilario Camacho. Como sabéis lamentablemente no fue posible. Recuerdo que un par de días antes de que decidiera largarse me llamó para hablar de la presentación y me dijo: «Fernando es que estoy nervioso y preocupado. Es muy triste que en este país cada vez que sacas un disco es como si tuvieras que aprobar un examen. Cada vez queda menos gente que reconozca y valore la cantidad de años que llevo luchando por la música y todo lo que he hecho por ella».

Hilario llevaba razón, y estoy convencido de que aquellas palabras, en parte, le rompieron el alma... Así es y así se comporta este país nuestro con muchos de sus creadores. Un país con una gran capacidad de olvido –e incluso de desprecio– respecto a lo que cultural y artísticamente es bueno y tiene calidad; y, a la vez, un país servil y borreguil hacia la "cultureta" y la mediocridad de tanto y de tanta "cantamañanas" como andan sueltos por ahí.

Frente a esa realidad yo, está claro, voy a contracorriente, y os anuncio –con bombo y plantillo– que el día 19 de diciembre en la Sala Galileo vamos a asistir al concierto de una de las más grandes creadoras que tiene este país nuestro, desde hace ya unos cuantos años. Un concierto de esta gran mujer, a la que admiro mucho, desde hace mucho tiempo

CARMEN PARÍS.

Carmen París nació el 18 de septiembre de 1966 en Tarragona, pero vivió desde muy pequeña en Utebo –a muy pocos kilómetros de Zaragoza–, y ha sido, y lo sigue siendo, una gran luchadora que, sin desfallecer y sin darle ninguna posibilidad al desaliento, ha conseguido ver cumplido su sueño de componer y cantar sus propias canciones; y no sólo eso, sino que ha "conquistado", a la vez, uno de los puestos más valorados de la "nueva canción popular", tanto dentro como fuera de Aragón. (Y he dicho "conquistar" por lo mucho y muy bien que ha sabido luchar por lo que creía  y por lo que soñaba).

Desde muy pequeña recibió una sólida formación musical, favorecida, en particular por su padre, "melómano convicto al que la guerra civil arruinó su vocación de trompetista".

«Mis padres –comenta Carmen– nos inculcaban la pasión por la música. Los cuatro hermanos hemos estudiado piano, y yo, que desde pequeña tenía muy claro que quería ser cantante, además aprendí solfeo, guitarra y a tocar el violonchelo».

Al tiempo que Carmen realizaba su aprendizaje musical, hizo estudios de Filología Inglesa y trabajó, primero, de cantante en una orquesta llamada Jamaica, y, posteriormente, de teclista en la banda Blues Power, de Zaragoza, especializada en interpretar versiones de los Beatles.

En 1991 participó también en el montaje y como protagonista de un espectáculo de cabaret contemporáneo titulado "Carmen Lanuit", que produjo, dirigió y escribió para ella el dramaturgo aragonés Alfonso Plou. Espectáculo que recientemente a vuelto a presentar en el Teatro de las Esquinas, de Zaragoza.


Un año después, Carmen París actuó, semana tras semana, en la Sala Morocco de Madrid, interpretando canciones de Billie Holiday, Nina Simone y Tom Waits, a quienes admira.

Intensa experiencia de la que adquirió un gran rodaje personal como artista, y un gran dominio de todos los géneros y estilos musicales, lo que unido, a su gran creatividad y a su sensibilidad, le permitiría componer, años más tarde, brillantes o originales hermanamientos musicales –hoy somos especialmente testigos de ello– a los que, rompiendo con todo tipo de estereotipos y de etiquetas, llamó, por ejemplo, "carnavalitos arábigo tangueros", "ensoñaciones arábio-caribeñas", "jotas africanizadas", "tangos mediterráneos sobre candombe", "cha-cha-chas tangueros", "jotas morunas por samba", o ahora su "EJaaz con Jota" que da título a su nuevo proyecto musical. (¡Grandísima libertad la que Carmen practica y de la que es militante activa; en ella se hermanan, con evidencia, el "genio" y la "libertad").

Discográficamente, Carmen se inició en 1998, participando en el disco-libro "Orillas. Trece poemas de mujeres hispanas" (PRAMES); poemas musicalizados por  Gabriel Sopeña e interpretados por Carmen París, Maria José Hernández, Ludmila Mercerón y Elena Rubio. Carmen interpretó los poemas  "Jaguar de agua" –de la poeta Mía Gallegos, de Costa Rica–, "O estrena patines contra el viento" –de Anabel Torres, colombiana– y "The American Way of Death" –de la poeta nicaragüense Claribel Alegría.


En aquel disco-libro, Gabriel Sopeña hacía la presentación de Carmen París en los siguientes términos:

«El poder de seducción de Carmen París es irresistible. No existe alta disciplina que ella no haya desarrollado con un rigor y una técnica envidiables en este oficio nuestro. Desde que la conozco –y van siendo años– su voz parece ir prendida a la cola de un ciclón: segura y ubicua, casi como una diosa. Carmen es nervio y carácter, caricia y hechizo. Su entrega sabia me ofrece la certidumbre de un canto rodado, que desprecia lo evidente y exhibe delicadamente los velos como prenda esencial del espíritu. Tal vez no sea otro el destino ideal de un poema cantado. Y Carmen es un modelo de como llevarlo hasta allí».

Guardo el disco "Orillas" con mucho cariño por lo que significa "celebrar" una obra –en este caso discográfica– en la que cantan sólo mujeres y se le cantan exclusivamente a mujeres; y un disco en el que se dan a conocer a escritoras de las dos orillas; escritoras que hasta ese momento, en la mayoría de los casos, eran totalmente desconocidas en nuestro país. 

Sin embargo, respecto a la participación de Carmen París, solamente significa un tímido inicio de lo que enseguida se convertiría en una de las más bellas y hermosas revelaciones de la canción popular en nuestro país... Aquello, en realidad, fue el previo de un estallido musical que se tituló  "Pa'mi genio" (2002).  Pero, con vuestro permiso, vamos a dejar ese estallido para el "cuelgue" de mañana... Por tanto, ¡continuará!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario