Páginas vistas en total

martes, 15 de octubre de 2013

DISCOS RESCATADOS: UN SINGLE DE "ATAHUALPA YUPANQUI", UN POEMA QUE NO CONOCÍA Y UNA BUENA NOTICIA.

El lunes pasado un amigo periodista me pidió que le escaneara la cubierta de uno de los primeros singles grabados en París por JACQUES BREL, disco que conservo como un auténtico tesoro... Esta petición mi obligó a buscarlo entre mi colección de singles y, como suele ocurrirme siempre, lo que podría ser algo muy simple –sencillamente buscar– se convirtió en más de una hora de reencuentros con verdaderas joyas discográficas todas ellas cargadas de historia y de recuerdos.

Entre esos singles, con los que me reencontré el lunes pasado, hubo uno que pertenece a este cantor fundamental en mi vida, y que fue clave y raíz de la auténtica "canción popular" en nuestro país, y, yo diría, que del "canto popular" y la "canción de autor" en todo el mundo.

ATAHUALPA YUPANQUI

El single con el que me encontré fue grabado por Atahualpa en los estudios de RCA Española el viernes 3 de mayo de 1968 y recoge cuatro canciones: "El poeta", "Malambo", "Los ejes de mi carreta" y "La Olvidada"... Es concretamente el siguiente:


Lo curioso y lo que me llamó la atención de este single –cosa en la que anteriormente no me había fijado– es que en la cara de atrás de la carpeta aparecen manuscritos y firmados cuatro versos de Yupanqui que hablan de España y que no conocía; concretamente lo siguientes:

«Puso España en nosotros su Sancho y su Quijote.
Bullen en nuestra sangre su genio y su tesón.
¡Pero hay un indio extraño, pensativo y uraño
paseándose en el templo de nuestro corazón!




La búsqueda del disco de Brel pasó a un segundo plano, e inmediatamente me puse a localizar la canción a la que pertenecían esos cuatro versos de Atahualpa; después de un largo rato de investigación descubrí que pertenecían a un poema-canción titulado "Indio" –creo que jamás grabado– que fue publicado por Yupanqui en su libro "Guitarra. Poemas y cantares argentinos" editado en 1954. El poema –hermosísimo– es el siguiente:



«Puso España en nosotros su Sancho y su Quijote.
Bullen en nuestra sangre su genio y su tesón.
¡Pero hay un indio extraño, pensativo y uraño
paseándose en el templo de nuestro corazón!
Lírico aymara o aguerrido quechua, 
ya con flechas o lanzas, 
ya con quenas o tarkas, 
fuiste Señor de Puna y Cordillera.
Luego la noche desangró tus venas 
en los cañaverales, 
las minas, los cocales, 
y sólo el Ande comprendió tu pena...
Por siglos te emponcharon los silencios.
Filosofal amauta; 
fatigado curaca; 
peón por fuera, príncipe por dentro.
Perfil de cóndor; corazón de estrella.
Veloz como un guanaco, 
y como el puma, bravo.
¡Hijo del Sol, hermano de la Piedra!
Indio ayer, hoy mestizo. ¡Soy tu herencia!
¡Mira bien estas manos 
que entre sus tonos claros 
aún conserva el cobre de tu América... !
Puso España en nosotros su Sancho y su Quijote.
Bullen en nuestra sangre su genio y su tesón.
¡Pero hay un indio extraño, pensativo y uraño 
paseándose en el templo de nuestro corazón!».

En el titular de este "cuelgue" hacía referencia también a una BUENA NOTICIA; es la siguiente: Al darme cuenta de que Yupanqui había grabado en este single, de 1968, su canción "Los ejes de mi carreta" me vino de inmediato a la memoria el joven cantautor, de Murcia, PASKUAL KANTERO "MUERDO", y su segundo disco «TOCANDO TIERRA» que acaba de grabar, que yo ya he tenido la gran suerte de escuchar, y del que pronto –prácticamente ya– podremos disfrutar todos.



Os cuento: El día que escuché cantar a Muerdo por primera vez me impresionó que en mitad del concierto cantara precisamente "Los ejes de mi carreta" de Yupanqui; me impresionó porque es un gesto que no resulta normal entre los jóvenes cantautores; porque cantó la canción con una fuerza, un desgarro y una convicción impresionantes; y, sobre todo, porque percibí que Muerdo había buceado en la "memoria" y se había empapado y nutrido de la tradición y de la esencia de la más auténtica canción popular. Yupanqui estuvo en el origen de cantautores que llegaron a ser inmensos como Carlos Cano y Mikel Laboa, y lo seguía estando ahora en el nacimiento musical y poético de Paskual Kantero. (¡Ahí, precisamente, "Muerdo" logró engancharme!)

Pues bien, ahora en su segundo disco, como broche final, Muerdo ha grabado "Los ejes de mi carreta", ha rescatado la voz de Atahualpa Yumpaqui, y las dos voces se funden poéticamente en un total hermanamiento; metáfora de una hermosa fusión de culturas y de generaciones –de la tradición y del presente– que da la medida poÉtica de la calidad del cantautor murciano, que deseo aplaudir y que considero una "buenísima noticia" para nuestra "canción de autor". ¡Gracias Paskual!

Y poco más. Deciros que, solamente por escuchar "Los ejes de mi carreta" en el disco «Tocando tierra» de Muerdo, merece la pena que os hagáis con él cuanto antes; o que asistáis a la serie de conciertos que va a dar por toda España presentando y cantando su nuevo trabajo.

2 comentarios:

  1. A mí me impresionó muchísimo cuando se la escuché y por las mismas razones. Me encanta que la cante.

    ResponderEliminar