Páginas vistas en total

sábado, 28 de septiembre de 2013

ANDRÉS SUDÓN, UN POEMARIO Y UN SIGNO DE ADMIRACIÓN... ¡O DOS!

Hoy me siento feliz de dedicarle este "cuelgue" al poemario que acaba de publicar ANDRÉS SUDÓN en la editorial "Cuadernos del Laberinto" y "Café Comercial", dentro de la colección titulada "Hazversidades poéticas" que dirige Jaime Alejandre; colección que –según se dice en la contracubierta del libro– ha sido creada para «honrar el entusiasmo sin fin de poetas que hilan incorruptos su labor desoyendo los vanos reclamos de los hombres y los inanes cantos de seducción del Tiempo».

Éste es el poemario en cuestión:


Éste es su autor, el «poeta incorrupto» llamado ANDRÉS SUDÓN:


Éste es uno de sus poemas "hilados":

                     «a, b, c, d y todo eso,
                     me ayudarán a superar el silencio de esta despalabrada rabia.
                     
                     El humor, la belleza, el ritmo...
                     Todos los albañiles del verbo, ¡a trabajar!
                     
                     Gruño la palabra rabia,
                     y me salen de la garganta, uno tras otro,
                     tres puntos suspensivos.
                     
                     ¿Me quedaré de nuevo en preámbulos?
                     He dormido muchas noches junto a la puerta de la poesía.
                     
                     Hoy he traído sopa y porros,
                                        pero nada dulce. Ni besos.
                     
                     Pero ¿a mí qué me importa lo que yo piense?
                     Lo que pienso ¡ya lo sé!, y mola y tal...
                     Cuando me aposto en la puerta de la poesía,
                     lo que ando buscando son espirales de luz.
                     Si no las consigo se me mueren los ojos».


Y éste es el signo –o dos– de admiración que yo añado:

ANDRÉS SUDÓN es una persona a la admiro profundamente...

Primer signo de admiración: Porque es un creador insaciable y además "muy buen creador".

Segundo signo de admiración: Porque posee la cualidad que más admiro en cualquier ser humano, y muy especialmente en los que se dedican –como él– a la creación artística: la HUMILDAD... La "humildad" –lo creo firmemente– "engrandece" a los seres humanos... Y por eso –además de por otros motivos–, para mí, SUDÓN es "grande".

No hay comentarios:

Publicar un comentario