Páginas vistas en total

jueves, 6 de junio de 2013

... Y LA PALABRA SE HIZO MÚSICA. "PUEBLO DE ESPAÑA, ¡PONTE A CANTAR!" (7ª Parte)








Continuo la copia de un nuevo apartado de mi libro
"Crónica cantada de los silencios rotos" (1998);
concretamente el titulado: 
«Pueblo de España, ¡ponte a cantar!» (6), que hace 
referencia al nacimiento de la "nueva canción vasca".


Continuo la crónica sobre el nacimiento de la "nueva canción vasca" y, en particular –en primer lugar– sobre el trabajo musical y poético desarrollado por el colectivo "EZ DOK AMAIRU"; crónica ya iniciada en el "cuelgue" que puede leerse, o consultarse, en el siguiente enlace:


En 1970 el grupo "Ez Dok Amairu" decide montar un espectáculo llamado "Baga, biga, higa" con el que acudieron a Barcelona, presentándolo durante tres días en el teatro Romea.


Recuerdo que era un espectáculo extraordinario; una de esas experiencias en las que te sumerges y experimentar que el hecho de la comunicación puede establecerse más allá de las palabras y por encima de las lenguas; era un espectáculo en el que se utilizaba un "lenguaje total", es decir, en el que la palabra se hacía música, danza, ritmo, gesto, cuerpo y color. Aquella fue, desde mi punto de vista, la aportación más original que Euzkadi hizo al movimiento de la "nueva canción". Concretamente, en el programa de mano que se entregaba a la entrada del espectáculo aparecía el siguiente texto:

«Hace unos años formamos un grupo que pretendía ser reflejo y embrión de una tarea colectiva y seguimos trabajando en grupo. Sentimos la necesidad de hacerlo así; de expresarnos en materia artística conjuntamente. Los recitales los enfocamos de manera que lo importante no sea la individualidad del que canta, buscamos algo más pleno, buscamos una mayor profundidad en la relación cantante-público.



La base de nuestro grupo es la canción-musica-instrumentos populares, y al profundizar en esta forma de expresión pensamos que surge la necesidad de una colaboración y aprehensión de otras formas artísticas afines como la danza, la poesía, el teatro, etc. Creemos que la expresión artística moderna es cada vez más compleja y ha de ser cada vez más total, y que es imprescindible cada vez más en la esencia de lo popular, e irla plasmando, a su vez, en nuestra realidad cambiante».

Pasados dos años (1972) el colectivo "Ez Dok Amairu" comenzó a escindirse como consecuencia de la propia evolución musical e ideológica de sus componentes; finalmente se reduce a los hermanos Artza, Mikel Laboa y José Mari Zabala, quienes montan un nuevo espectáculo al que llamaron "Ikimilikiliklik".



Por su parte, Xabier Lete y Julen Lecuona, junto con Antton Valverde y varios cantantes vasco-franceses ponen en marcha otra iniciativa similar: "Zazpiribai".


Todos los participantes de la obra Zarpiribai.
(Existe una grabación realmente histórica en la que Xabier y Antton nos ofrecen parte del repertorio de aquel espectáculo; en concreto, varias canciones de José Manuel Lujanbio, "Txirrita", nacido en 1860 y considerado un clásico de los cancioneros tradicionales).


Y hablando de grabaciones, considero muy importante valorar la presencia en Euzkadi, durante estos años, de tres sellos discográficos que apoyaron la edición y la difusión de los creadores vascos; me refiero a "Herri-Gogoa" –un sello de Edigsa–, "Artezi" y "Elkar". Posteriormente surgirían "Iz" y "Xoxoa".

Junto a los músicos y a los cantantes que hasta aquí he citado, paralelamente al colectivo "Ez Dok Amairu" o a partir de sus influencias, surgieron otros muchos grupos, dúos y solistas que nos ofrecieron creaciones, la mayoría, de un gran interés sociológico, y muchas de ellas de una gran calidad poética y musical. Sería largo hacer una minuciosa enumeración de todas esas aportaciones a la nueva canción vasca y, aunque lo intentara, estoy convencido de que siempre cometería el error de dejar a alguien en el olvido. No obstante, quisiera evocar varios nombres que, particularmente, para mí, fueron muy significativos:

En primer lugar, no puedo menos que recordar a ese hombre grande de cuerpo, de corazón y de sensibilidad llamado Imanol Larzabal. Luego de su experiencia en el grupo "Argia" y la realización de una especie de peregrinaje cultual de pueblo en pueblo –lo que él llamaba "guerrilla cultural"– se le acusa de organización y propaganda de actividades terroristas y, tras el lamentable proceso de Burgos (1971), se ve obligado a exiliarse en Francia, donde graba sus primeros discos y sigue cantando hasta 1976, año en que nuevamente puede volver a España. 


Imanol. (Fotografía de Juan Miguel Morales)

¡Bendito sea aquel terrorismo ejercido por Imanol!; un terrorismo que no mataba, sino que lo único que hacía es tomar la canción y la poesía como "arma cargada de futuro" –así nos lo enseñó Celaya– para explosionar bocanadas de libertad, reventar las ansias de vivir y disparar contagiosos latidos de amor y de esperanza. (Lamentablemente Imanol falleció en el año 2004, es decir, seis años después de que yo escribiera lo anteriormente leído).


«Ilun-ikarak azken argia / uxatu dizu urrutira, / zeru-sapaian izar bakanak / itzal etzanei begira, / ilun-txintako sorgin-usaiak / espazioan dirdira. / Mendi-hegitan argi-oroitza / eguzkiaren keinua, / baso beltzean hosto-firfira / gauezkoen erreinua. / Itsas-txoriak txio-txioka / harat-honako haizetan, / berde argien edertasuna / more motelduz uretan, / txalupa geldi kulunkarien / isladarekin hizketan. / Parke ixileko banku txuria / ezpain beroen lankide, / antsi zaharrak zantzu berritan / bihotz gordinen senide, / tristura hegan paseatzen da / arratsaren solaskide. / Gau-ezkilaren oihartzun hotsa / irrixtatzen da kolokan, / zirrrara mutu baten gisara / maitearen soinekoan, / bakardadea sekretuekin / korapiltzen den zokoan. / Itxas-aideak gesalez dakar / murmuriozko solasa, / suspiriotan ezin jarioz / pena lurrinduen hatsa, / haize boladak txikordatzen du / maiteminduen jolasa». ("Ilun ikarak". Mikel Arregi - Karlos Jiménez).

«A lo lejos la luz ahuyenta / la luz del atardecer / Y yo mirando las rezagadas estrellas / oigo el murmullo de la oscuridad / y el embrujo de la noche / brilla en el espacio. / Recuerdo de luz en las lomas, guiño de sol, /en la noche más alta / tiemblan las hojas / del negro bosque. /Cerca del mar, en los tamarindos / reinan las olas. / Chillan las gaviotas / volando libremente, / el hermoso verde luz / se difumina en el agua. / Y las quietas barcas, meciéndose / conversan con la isla. / En el banco blanco del silencioso parque, cómplice de labios ardientes, / rejuvenecen ansias antiguas / de corazones inmaduros, / y la tristeza alada /v se solaza en el atardecer. / El estruendoso eco  / de la campana nocturna / se desliza como un temblor, / bajo el vestido de la amada /hay un rincón donde, con sus secretos, / se encierra la soledad. / El aire marino trae envuelto en salitre / un rumor de palabras, / no se desahogan / en suspiros las penas, / una ráfaga de viento trenza / el juego de los enamorados». ("Ilun ikarak". Mikel Arregi - Karlos Jiménez).

Al hablar de Imanol quisiera evocar también a Karlos Giménez, el extraordinario pianista que habitualmente le acompañaba y que siempre lograba –y sigue logrando– emocionarme.

Otros dos entrañables cantores de la zona vasco-francesa que me gustaría recordar y destacar son Pantxoa Carrere y Peio Ospital; recuerdo que cuando me llegaba alguno de sus discos, escucharlo para mí era una fiesta, tenían la virtud de esponjarme el alma reafirmando mi fe y mis ganas de vivir. Difícilmente podré olvidar dos de sus canciones grabadas en 1975:


«Maitasuna, zoin behera! 
Denetako kantu bera... 
Alta, nere arabera, 
maitasunez itoak gera... [...]
Maitasuna, o maitasun! 
Zerutikako oihartzun! 
Bihotz guzien osasun! 
Argi bizi denian ilun!»
("Maitasuna")

«¡El amor, cuán escaso! / Es la eterna canción... / Pero yo creo que el amor nos envuelve por todas partes... [...] / ¡Amor, oh amor! / ¡Eco del paraiso! / ¡Fuerza vibrante del corazón! / ¡Luz de nuestras tinieblas!». ("Maitasuna")


«Irria, esperantza xori,
gure anaientzat mezulari
Gau egun beltzetan kantari
geroko bizi berriari...
Ezpain bihotzetan irria,
kanta, mutil, libertatia!
Zabal munduari egia!
Nausituko da justizia!
Irria, irria, irria, irria».
("Irria")

«La risa, pájaro de esperanza / mensaje para nuestros hermanos... / Que brilla como canción en la noche negra / anunciando un radiante amanecer... / ¡La risa en el corazón y en los labios / cuando cantes, joven, a la libertad! / ¡Esparce al mundo tu verdad! / ¡Que la justicia triunfará! / Por la risa». ("Irria").

Por otra parte, inevitablemente, debo traer a estas páginas, de una manera muy especial, dos nombres de mujer: Maite Idirin, con su verso y su canto revolucionarios y comprometidos con el pueblo y la lengua vasca –¡Euskera, jalgi hadi plazara! (¡Que el euskera salga a la calle!)–, con los campesinos, o en defensa de la igualdad de la mujer, y Lupe, que, con su voz entrañable íntima, nos decía: «Erreka bat bezala / mendi tartetik sartsen, / ihes egiten dugu itsasoa bilatzen, / Azkatasunik galdu gabe». («Igual que un río, / metiéndose por el monte / vamos corriendo buscando el mar / sin perder la libertad»).

Y además, entre otros, Urko, Gontzal Mendibil, Iñaki Eismendi, Txomin Artola, Aitor Badiola, Errobi, Hibai Rekondo, Xavier Amuriza, Fernando Unsain, Patxi Villamor, Miren Aramburu, Gorka Knörr o Amaia Zubiria; muchas de estas voces tuvieron un papel importante en el periodo de la transición democrática y a ellas me referiré, de una forma más concreta, cuando nos detengamos en el análisis de esa etapa de nuestra historia.

Natxo de Felipe.

Finalmente, para cerrar este plano, podríamos convocar a Natxo de Felipe para que el grupo Oskorri pusiera las últimas notas de esta danza solidaria, que a ritmo de canciones, nos unió, a  muchos, con Euzkadi. Y mientras suena la guitarra, la flauta, el txistu, la gaita, la txirula y la mandolina, volvemos a cambiar de plano...


«Gu gaituzu Oskorri
zuri, berde eta gorri
umorez gara etorri
zuen guztion pozgarri».

«Aquí estamos tus Oskorri:
hemos venido con humor 
blanco, verde y rojo
que alegra a todos».

En el próximo "cuelgue" nuestra crónica cantada se aproximará al "pueblo gallego".

No hay comentarios:

Publicar un comentario