Páginas vistas en total

lunes, 13 de mayo de 2013

UN "CUELGUE" PORQUE SÍ... PORQUE "ANDRÉS SUDÓN" ES UN GRAN CANTAUTOR Y UN SER HUMANO EXTRAORDINARIO.

Lo mejor que tiene un blog como éste es que está escrito –es lo que intento– con dos ingredientes que valoro mucho: con el corazón y con la libertad: siempre escribo lo que siento y lo que quiero.

Ya he superado los más de 1.400 "cuelgues" y, felizmente, nada, ni nadie, ha conseguido hacerme variar esos dos ingredientes que acabo de mencionar. Cada día que paso lo tengo más claro: mi corazón –mis sentimientos, mis latidos, mis emociones, mis afectos...– y mi libertad, son mi fortaleza.

En ese contexto unos de los "cuelgues" que más me gusta escribir son aquellos que surgen sin ningún motivo aparente como podría ser, por ejemplo, la edición de un disco o la celebración de un concierto. Me refiero a aquellos "cuelgues" que surgen "porque sí", porque en un momento determinado me doy cuenta de que son "de justicia" y de que las personas que los protagonizan se lo merecen por la calidad de su trabajo –en este caso relacionado con la "música popular"– y, sobre todo, por la calidad de su humanidad.

Pues bien, hoy voy a escribir uno de esos "cuelgues porque sí", y se lo voy a dedicar a este señor:

Andrés Sudón.

ANDRÉS SUDÓN nació en Salamanca en 1978. En 1996 grabó su primer disco titulado "Imaginación" –quince canciones a guitarra y voz– y dos años más tarde participó en el titulado "Cantautores II. La nueva generación". 

"Nueva generación" que en realidad no fue otra cosa más que un término acuñado por una empresa discográfica pensando en un posible "negociete" por el que nunca apostó verdaderamente. (Los buenos tiempos de los sellos discográficos "Gong" y "Pauta" ya habían pasado). Fonomusic lanzó dos discos colectivos, vendió lo que vendió, creó unas ilusiones en la gente joven que había participado, y –como era de esperar– ni arriesgó nada, ni invirtió un "duro" en el proyecto. Vamos, que fue, lo que suele llamarse, un "bluff".

Entre los cantautores que figuraron en aquella calificada como "nueva generación" se encontraban, además de Andres, Alfonso del Valle, Joaquín Calderón, Antonio de Pinto, Rafa Mora, Matías Ávalos, Luis Felipe Barrio, César Rodríguez, Sergio Sleiman, Carlos Chauén o Quique González.

(Me permito hacer un paréntesis para decir que yo personalmente a aquella generación la considero como una "generación maldita" porque pese a la extraordinaria calidad poética y musical de muchos de sus componentes –me refiero a los que se mantuvieron fieles al género de la "canción de autor"–, hoy por hoy, no se les ha reconocido todavía su trabajo creativo y de interpretación como en realidad se merecen. Situación que me parece injusta; más cuando uno contempla el éxito –"entre comillas"– que tienen otros, de generaciones posteriores, que poco, o nada, tienen que ver con la calidad poÉtica y musical de algunos de aquellos "maravillosos malditos"... Algún día analizaré esta realidad a fondo).

Y dicho lo anterior, "sumo y sigo" sobre Andrés Sudón.

El caso es que Andrés desde aquel 96, de su primer disco "Imaginación", hasta aquí no ha parado de trabajar y de desarrollar su capacidad creativa con absoluta "imaginación" y en todos los sentidos.

Grabó su segundo disco "Brujo" (2000); participó en el disco colectivo "Palabras pautadas" (2004) –editado por la "Fundación Salamanca Ciudad Cultural"– con su canción "Prefiero vivir"–; y en 2009 nos regaló un tercer disco admirable, al que tituló "Andrés Sudón vive" –¡claro que sí!– y en el que se pueden escuchar canciones hermosísimas como "Vivir es la clave", "Habrá que vivir", "Agua de limón" y, en particular, el blues titulado "Ternura macarra" que en realidad define muy bien la sensibilidad y el corazón grande de Andrés. (Os propongo pulsar el siguiente enlace para que disfrutéis de ese blues que a mi, personalmente, me engancha cada vez que lo escucho).


«En tu cara hay cien gramos de aceitunas 
y dos kilos de margaritas rojas, 
tu podrías ponerme tiritas, 
a puñetazos en la boca. 
Seguro que eres morena 
y que tus pechos acaban en la luna, 
y que entre tus piernas hay, 
un diccionario de dudas. 
Quiero hacer karate contigo 
desnudos bajo el ocaso;
contigo que late sin cesar
entre Fuenlabrada y Distrito Federal. 

Quién fuera el motor de tu vespino, 
o el ecualizador de tu guitarra, 
quién fuera la sangre de tu ternura macarra. 

Ya ves, me he decidido, 
nunca había escrito un blues 
pero mi belleza no va con tu estilo 
y hace años que mi alma es azul. 
Quiero deshojarte y lavarte el pelo 
y llevarte a la playa en furgoneta 
quiero desatarte, penetrarte 
y releer tus poemas.

 Quién fuera el motor de tu vespino 
o el ecualizador de tu guitarra 
quién fuera la sangre de tu ternura macarra. 
En tu cara hay una lluvia tranquila 
y una cajita de fresas».

Al margen y paralelamente a lo ya dicho, y a sus continuos conciertos, Andrés Sudón dedica su vida, su tiempo, sus esfuerzos, sus ilusiones y hasta sus esperanzas a lo que más ama que es la "canción"; y lo hace además de forma totalmente solidaria –yo diría, por lo que observo, que hasta generosa–: siempre está dispuesto a estimular, favorecer y difundir el trabajo de los compañeros y compañeras...; es de una sinceridad clara y de una fidelidad inmutable...; es honestamente humilde...; posee un finísimo sentido del humor...; ama e impulsa la poesía al desnudo...; sabe escuchar y esperar siempre...; es una especie de mago paridor incansable de proyectos y de sueños –que poquito a poco va haciendo realidad–...; y todo eso se echa a volar allí por donde pasa, en Salamanca, o cada martes en Libertad 8 en un "Micro Abierto" –del que ha sido pionero en nuestro país – y que el mes que viene cumplirá su 100 cumple-micro-libertario.

Podría seguir hablando de Andrés y hacerlo "porque sí"...; pero no voy a enrollarme...; lo que sentía la necesidad de expresar ahí queda escrito... Lo que si voy a hacer es concluir este "cuelgue" con un vídeo en la que vamos a poder escucharle junto a su amigo Manu Clavijo –Sudón sabe practicar muy bien eso de la amistad–. Ambos lo tienen claro, y yo también: "Lo nuestro es llover".


Lo nuestro es llover,
con razón y sin certeza,
dificil de prever.
Toda la naturaleza
ha querido que tengamos
este ciclo irregular del cielo al mar.
Lo nuestro es llover,
abrazados, sin tocarnos,
nuestros electrones
fluyen en el aire enamorado.

Somos un fenómeno dinámico.
Somos un fenómeno dinámico.
Un fenómeno lógico y mágico,
un fenómeno insumiso y sabio.

Lo nuestro es llover, 
clin, clin, clin, clin, clin.
Lo nuestro es llover
sin estancarnos
en una amor perenne de senano.
Es bueno mantaner
cierta conexión sexual
con tal y cual animal humano.
Lo nuestro es llover
arrasando castillos de plástico,
dejando damnificados,
hábitos antediluvianos.

Somos un fenómeno dinámico.
Somos un fenómeno dinámico.
Un fenómeno lógico y mágico,
un fenómeno insumiso y sabio.
Lo nuestro es llover, 
clin, clin, clin, clin, clin».

1 comentario:

  1. Magnifico Andres Sudón y merecidisimo cuelgue...sin duda...Gracias por el descubrimiento...

    ResponderEliminar