Páginas vistas en total

viernes, 12 de abril de 2013

AMANCIO PRADA Y SU SIEMPRE APASIONADO CANTO A LOS POETAS. 12, 13 Y 14 DE ABRIL: «A ROSALÍA DE FEDERICO».

He de confesar, como pórtico al "cuelgue" de hoy, que personalmente siento una especial admiración hacia AMANCIO PRADA, tanto en lo que se refiere a su persona –de tremenda humanidad–, como en lo relativo a sus creaciones como compositor e intérprete –de tremenda sensibilidad–; admiración que con el paso de los años ha forjando una buena amistad.

Ya lo he contado alguna vez, yo conocí a Amancio en 1975 en uno de sus conciertos. Dos días antes había entregado a la imprenta mi primer libro titulado "Nueva Canción, disco-fórum y otras técnicas", ya totalmente concluido. Fue tal el impacto que me produjo Amancio en el escenario y tanto lo que me gustaron sus canciones, que al día siguiente desperté a mi editor para pedirle que por favor cambiara la cubierta del libro –que ya estaba a punto de imprimirse– por otra en la que apareciera la fotografía de Amancio que le iba a mandar urgente con un mensajero. Mi editor, como es lógico, puso alguna dificultad, pero, dada mi cabezonería, no le quedó más remedio que cumplir mis deseos aunque la salida del libro se retrasó algunos días ... ¡Era mi primer libro y lo quería realmente a mi gusto!

A la izquierda fotografía de Amancio Prada aparecida en la cubierta
del libro "Nueva Canción, disco-forúm y otras técnicas" (1975).
A la derecha, fotografía actual de Amancio Prada.

Pues bien, desde aquel día he perseguido permanentemente a el canto de AMANCIO PRADA; sobre todo, su canto a los poetas; él ama la poesía y se nota, se siente, en sus canciones.

Hace un tiempo me comentó que estaba trabajando en un proyecto nuevo que se presenta precisamente hoy en el Teatro Español de Madrid; proyecto musical en el que glosa y desarrolla la relación "poética" que existe entre ROSALÍA DE CASTRO y FEDERICO GARCÍA LORCA, relación hecha explícita en estos cuatro versos del poeta granadino:

«Desde las entrañas de la Andalucía,
mojados con sangre de mi corazón,
te mando a Galicia, dulce Rosalía,
claveles atados con rayos de sol».

Por supuesto se trata de un concierto que promete ser bellísimo y al que pienso asistir el próximo domingo –día 14– a mi vuelta de Segovia –hoy tengo un curso por allí del que luego os contaré–. Y para ir abriendo boca –como suele decirse– he pensado que nada mejor que recoger las palabras del propio Amancio relatando el origen y la concreción de su nuevo espectáculo.

«Fue durante una velada íntima en Urueña en la que José Luis Gómez nos leyó al poeta polaco Milosz y yo canté los Seis Poemas Gallegos de Federico García Lorca cuando José Luis me propuso conjugar a Federico García Lorca con Rosalía de Castro. Rosalía y Federico, dos príncipes de la poesía malogrados en su juventud, ella víctima de un cáncer en Padrón, asesinado él a balazos en el barranco de Víznar.  “¡Ai dos que levan na fronte unha estrela! ¡Ai dos que levan no bico un cantar!”. Aquellos versos que Curros Enríquez había dedicado a Rosalía eran también presagio del destino trágico de Federico: “La canción, que nunca diré, se ha dormido en mis labios.  La canción, que nunca diré”.

Luego, este verano pasado, releyendo cosas de García Lorca en torno a su relación con Galicia, me encontré con un poema que le dedicó Lorca a Rosalía en 1919, la "Salutación elegíaca a Rosalía de Castro". Y es que en 1916 un pequeño grupo de estudiantes granadinos, guiados por su profesor  de Literatura y Artes, realiza un largo viaje artístico y cultural que incluye una ruta por tierras gallegas. Viajan en tren hasta Santiago de Compostela… Allí visitan el Monasterio de Bonaval, convertido en hospicio y donde estaba enterrada Rosalía de Castro. Seguramente esa Salutación es consecuencia de aquel viaje. Cuando la oigáis lo comprenderéis. Leer por primera vez ese poema para mí fue como encontrar un tesoro. Porque revela la temprana admiración de Federico por Rosalía. El  poema es largo, así que seleccioné los versos que me parecieron esenciales y… les puse música. O digamos que tuve la suerte despertar su música callada, dormida. Un pequeño milagro, siempre que un poema se convierte en canción. 



Este nuevo recital es un diálogo cordial entre Federico y Rosalía. "Quiero que lloremos la melancolía que sobre nosotros el cielo dejó, pues vamos cargados con cruz de poesía, y nadie que lleva esta cruz descansó". Eso le dice a Rosalía Federico, quien dice haber aprendido el gallego leyendo en los cancioneros de los primeros trovadores medievales, a Rosalía y Curros Enríquez.  “Llevo a Galicia en el corazón, porque en ella he soñado y vivido mucho… A mi llegada a Galicia me sentí también poeta de la alta hierba y de la lluvia alta y pausada... Me sentí poeta gallego”. Y qué poeta. Sus “Seis Poemas Gallegos” son tan “enxebres” como “jonda” es la poesía de Rosalía. Misteriosa sintonía, milagrosa resonancia.  Uno de los “Seis Poemas Gallegos” está dedicado a Rosalía, su “hermana en tristeza”, la “Canción de cuna pra Rosalía de Castro, morta”.  En 1932 le escribe a su amigo Barbeito, ”aunque ya he empezado mi estudio sobre Rosalía, lo tengo detenido por no estar en situación de crearlo”. Y promueve por un homenaje a la poeta de Padrón que había de celebrarse en Compostela y en el que pensaba participar, pero que no llegó a celebrarse.

También yo descubrí casi adolescente los Cantares Gallegos de Rosalía, que inspiraron mis primeras canciones: "Cómo chove miudiño", "Pra A Habana", "Un repoludo gaiteiro"… Poco tiempo después comencé a  leer García Lorca.  "La Guitarra" fue mi primera canción de Federico. La compuse cuando tenía veinte años con una guitarra que había ganado cantando a Rosalía ("Pra A Habana") en un Festival en Alar del Rey… Verano del 69.  Después vendrían más canciones sobre sonetos y gacelas de Federico, y sobre los cantares y follas novas de Rosalía.  

En estos conciertos escénicos que voy a dar próximamente en el Teatro Español de Madrid, estrenaré la “Salutación Elegíaca” y la suite sobre los “Seis Poemas Gallegos”. Canciones de Federico que con las de nuestra admirada Rosalía confluyen en un caudal que sonriendo va por el rio a las orillas del mar. Adonde vamos todos».

Después de leer, la presentación que Amancio nos ha realizado sobre sus nuevos conciertos "A ROSALÍA DE FEDERICO", evidentemente tenemos que animarnos a disfrutarlos. Ya sabéis, en Madrid: Teatro Español, 12, 13 y 14 de abril.

Y, finalmente, como broche final, aquí os dejo un vídeo en el que AMANCIO PRADA canta el "Romaxe de Nosa Señor da Barca" de FEDERICO GARCÍA LORCA, poema tomado de sus "Seis poemas galegos". (Grabación en directo del concierto celebrado dentro del marco de la 30ª Semana de Música Sacra de Segovia el 4 de abril de 2012 con la participación de la Escolanía de Segovia de la Fundación Don Juan de Borbón)... ¡VAMOS A DISFRUTARLO!



«¡Ay ruada, ruada, ruada 
da Virxen pequena 
e a súa barca! 

A Virxen era pequena 
e a súa coroa de prata. 
Marelos os catro bois 
que no seu carro a levaban. 

Pombas de vidro traguían 
a choiva pol-a montana. 
Mortos e mortos de néboa 
pol-as congostras chegaban. 

¡Virxen, deixa a túa cariña 
nos doces ollos das vacas 
e leva sobr’o teu manto 
as froles da amortallada! 

Pol-a testa de Galicia 
xa ven salaiando a i-alba. 
A Virxen mira pra o mar 
dend’a porta da súa casa. 

¡Ay ruada, ruada, ruada 
da Virxen pequena 
e a súa barca!»

No hay comentarios:

Publicar un comentario