Páginas vistas en total

domingo, 17 de marzo de 2013

«LA CLAVE» (7 DE MAYO DE 1993): «¿QUÉ FUE DE LOS CANTAUTORES CONTESTATARIOS?» - SEXTA Y ÚLTIMA PARTE.

Hoy voy a ofreceros la sexta y última parte del programa de LA CLAVE que se emitió en TV –año 1993– con el título «¿DONDE ESTÁN LOS CANTAUTORES CONTESTATARIOS?»; parte especialmente interesante y entrañable porque en ella vamos a poder ver, escuchar y disfrutar de un auténtico recital improvisado que resultó muy hermoso y que ahora, con el paso del tiempo, adquiere gran valor histórico.


Recuerdo con todo detalle este momento del programa, eran las seis de la mañana y estábamos realmente a gusto; prácticamente se nos habían olvidado las cámaras y habíamos conseguido convertir aquel encuentro en una especie de reunión de amigos a los que nos unía, fundamentalmente, nuestra pasión por la música... ¡Fue impresionante!... Aún ahora, pasados veinte años, me siegue emocionando. Aquel fue un encuentro con la "canción de autor" en estado puro.

Cuando hablo de mi emoción al volver a visionar esta parte del programa de la LA CLAVE he de confesar que, en gran medida, viene motivada por la presencia, en él, de tres grandes amigos que se nos han ido: Chicho Sánchez Ferlosio, Carlos Cano y Labordeta. Los veo y los escucho cantar ahora y es como si no hubiera pasado el tiempo.

Chico cantó "a capella" un tema que había compuesto reciéntemente titulado "El cuarto poder". Después se lo escuché alguna vez más en directo, pero creo que nunca llegó a grabarlo y que es bastante inédito.

Carlos, que todavía arrastraba sus rachas de timidez, compartió dos canciones "La canción de los marineros" y  "Las murgas a Emilio el Moro".

Y Labordera su "Albada"; tema que siempre me pareció impresionante. Recuerdo el día que la cantó en el Teatro Cine Salamanca de Madrid –fue en 1991– acompañado de Imanol...; aquel día consiguió levantarnos a todos, y a todas, de los asientos, uniendo nuestras voces a la suya en un gesto inconteniblemente solidario.

En el programa que vamos a ver también cantaron Jerónimo Granda con la genialidad de su "Tenía un borrico Antón"; Marina Rossell –¡impresionante! ¡pura belleza!– cantando su habanera "Bahía de la Habana"; y Krahe –¡qué grande!– interpretando "En la costa Suiza"... ¡Total na!...

Seguidamente os dejo este vídeo, que deseo que recibáis como un regalo que os ofrezco con toda mi alma, y con todo mi agradecimiento, por ser tan buenos y fieles amigos y amigas de este blog. Después del vídeo, si me lo permitís quisiera hacer un comentario final. ¡GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS!


Hace años leyendo a Jacques Le Golf –importante historiador medievalista francés– aprendí algo que se me quedó, desde entonces, como uno de los principios básicos de mis investigaciones y de mi vida. «La memoria –decía– es el nexo de unión entre el pasado y el presente. Es necesario que la memoria no sea una memoria pervertida, deformada o manipulada».

Ese ejercicio honesto de recuperación de la memoria es el que he querido ejercer trayendo aquí el programa de LA CLAVE del que hemos podido disfrutar. Un programa del reconocido periodista JOSÉ LUIS BALBÍN –autor real del título «¿DONDE ESTÁN LOS CANTAUTORES CONTESTATARIOS?»– que se propuso realizar –en contra de lo que muchos puedan creer– una defensa clara y apasionada de la "canción de autor"; defensa a la que, sin duda, nos unimos incondicionalmente las personas que participamos en él.

Hoy yo, personalmente. quiero agradecerle a José Luis la generosidad y el apoyo que me ha prestado para que su programa pueda estar colgado y sea público aquí DONDE CANTAMOS COMO QUIEN RESPIRA.

7 comentarios:

  1. Muchas gracias una vez más a ti, Fernando, y a todos los que también hayan hecho posible que hayamos podido disfrutar de este interesantísimo documento, que me ha parecido fascinante.

    Por cierto, que en una de las entregas alguien, creo que Krahe, te interpelaba de pasada sobre algo que a mí también me llamó la atención, cuando le estuve echando un ojo de forma más detenida a tus imprescindibles libros de "Y la palabra se hizo música": el hecho de que no incluyas a José Luis Perales entre los cantautores, a pesar de que según determinadas definiciones de estos últimos, sí que podría entrar en ese grupo.

    Así que aprovecho para interrogarte acerca del asunto, esperando que no te moleste, que me parece que tu respuesta será muy clarificadora, a su vez, de lo que consideras "canción de autor", je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecido por cada uno de los episodios.

      Eliminar
  2. ¿En qué discrepan Krahe y Carlos Cano de Marina y Labordeta? ¿Acaso no se produce también un "ritual", una "comunión" en los recitales de Krahe (cuando el público canta La hoguera) y de Carlos (cuando el público coreaba verda, blanca y verde?) ¿Es cuestión de mayorías y minorías?, ¿son las dimensiones del local?, ¿los amigos no comunes? ¿O hay una discrepancia ideológica?

    ResponderEliminar
  3. Y una vez visto entero el debate, primero mi infinito agradecimiento a Fernando por compartir este tesoro.

    Y ya en el debate. Desde luego, absolutamente nada que ver con los debates (¿) que se ven hoy en día en la tele, chapeau al señor Balbin. Eso de discutir sobre el término de cantautor, o cantante protesta, o cantamañanas … es un poco perder el tiempo, lo importante es que, como dice el título, ¿Dónde andan?, y la respuesta es obvia, donde quiere el público (aunque estén malinformados, o contaminados). El caso es que en los 70 la gente quería oírles, quería gritar sus canciones, sobre todo las reivindicativas, quería cantar eso “quien quiera llevarse el agua …” “el pueblo unido …”. Claro, estos cantantes tenían un repertorio mucho más amplio, que no era político. Además, a unos cuantos, yo entre ellos, nos encantaba ese repertorio no político …. y esos somos los que hemos quedado, como público, para oírles desde los 80, y somos muy poquitos, los que no íbamos entonces solo por las canciones reivindicativas. Y como somos muy poquitos pues llenamos solo cafés (yo encantao, que me encantan esos recintos), y así vemos a Joaquin Carbonell en Libertad 8, a el Maestro, como siempre, en Galileo Galilei … y vamos conociendo a los nuevos, gracias a estos blogs, y así, pero es lo que hay, que si fuéramos tropecientos ya se encargarían los empresarios de montarnos macro-conciertos (¿os acordáis de los maratones de dos días sin parar?). En definitiva, lo mismo que pasa con el folk, con el jazz, con el bluegrass … ahí es donde estamos. Por otro lado, en cantado de oír a Chicho, de ver las pullas de Carlos Cano y el Maestro … pero sobre todo de volver a ver al Abuelo.
    PD: Por cierto, el Maestro hace muchísimo que no canta La hoguera, ni Marieta, ni ninguna canción de los 80. El Maestro canta siempre una mezcla de canciones de sus últimos discos, y yo creo que lo hace porque precisamente no le gustan las comuniones.

    Juan Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sr,Lucini por dar salida a este programa de La Clave. Es de lo mejor que he visto últimamente. Me quedo con Chicho Sanchez Ferlosio, me parece que era un tio entrañable y un letrista excepcional, qué bien suena a capela esa canción! Krahe como siempre, genial!!! y me ha sorprendido para bien Carlos Cano, no le conocía en su faceta de "pensador"/"tertuliano" y me parece un señor muy sensato.

      Eliminar
    2. Juan Luis, muy interesante tu comentario pero no veo claro qué tienen de malo las "comuniones". Raimon llena un teatro interpretando a Espriu o Al vent. Paco Ibáñez commueve con el Lobito bueno o A galopar. Silvio escucha Ojalá desde el escenario. Eso es magnífico. ¿Esta complicidad con el público no se da acaso con Krahe o Carbonell? Llámalo emoción.
      Yo prefiero las salas pequeñas para degustar la música y las palabras, sí, pero también disfruto en grandes teatros donde el público forma parte activa del recital. Puede ir a gustos, pero no creo que deba descalificarse ningún formato cuando hay un buen cantautor por medio.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Si yo no hablaba de mi, hablaba de Krahe, y decía que me daba la impresión de que a él no le gustaban esas "comuniones". Como voy a descalificarlo si yo he disfrutado mucho cantando "grandola vila morena", "el pueblo", "a cántaros" ... y todavía me pongo a cantar "quien quiera llevarse el agua ... se las ha de ver primero con toda su población" cuando leo lo que nos están haciendo. Pero con Krahe la complicidad con el público va por otra lado ... es que no sé explicarlo, pero el caso es que es distinto, y de ahí su encanto. Y tienes mucha razón, si el cantautor es bueno, cualquier formato para comunicar sentimientos es bueno ... hasta el del otro Carbonell, Pablo Carbonell, al que suelo ver en algún chiringuito de Zahara, por poner otro tipo sin igual.

    Juan Luis

    ResponderEliminar