Páginas vistas en total

sábado, 24 de noviembre de 2012

SUBURBANO - I. «DE "BERNARDO FUSTER" PASANDO POR "PEDRO FAURA"»

Con motivo de la edición del nuevo disco de SUBURBANO y de la celebración de su 33 cumpleaños de existencia como grupo musical, voy a dedicar en el blog varios "cuelgues" que nos permitan aproximarnos a la historia del grupo, y, sobre todo, a la de sus dos fundadores: BERNARDO FUSTER y LUIS MENDO.

Hoy este primer "cuelgue" voy a dedicárselo a BERNARDO FUSTER.

Bernardo Fuster.

De entrada, es de justicia, expresar dos reconocimientos: Bernardo es un claro referente de lo que fue nuestra "nueva canción" del exilio durante la dictadura franquista –más adelante hablaremos de ello–, y es, a la vez, un testimonio ejemplar de lo que supuso en España la lucha contra el fascismo y la pasión y el compromiso por la libertad.

Bernardo nació en Madrid, en 1951. A principio de los años setenta militó en el FRAP (Frente Revolucionario Antifascista y Patriótico), en el que fue responsable, primero en Valencia y posteriormente en Madrid, de la propaganda que el Frente imprimía y difundía de manera clandestina.

A mediados de 1974, acusado y perseguido por su participación en el FRAP –organización subversiva–, tras permanecer varios meses escondido, decidió exiliarse.

Su viaje hacia el exilio, con el fin de no ser descubierto por la policía, lo realizó en un autobús de la empresa "Juliá" que salía dirariamente de la plaza de la Universidad, de Barcelona, con destino a Perpiñán. Un autobús al que llamaban  del "último tango", porque realizaba el trayecto de ida y vuelta cada día, para satisfacer la demanda de los españolitos que deseaban ir a Francia para ver las películas prohibidas por eso del sexo y del despelote; lo que, evidentemente, conocía la policía, que permitía a los viajeros pasar la frontera sin ser sometidos a minuciosos controles.

La intención de Bernardo era encontrarse con responsables de varias organizaciones españolas en el exilio –con los que previamente ya había contactado–, para unirse a ellos y seguir colaborando, ahora desde el exterior en la lucha contra la dictadura. En aquel momento él ya cantaba y tocaba la guitarra y era consciente de que en París residían varios cantantes españoles, como Paco Ibáñez, que organizaban y participaban en actos y conciertos antifranquistas.

Nada más llegar a la capital francesa, a Bernardo se le planteó un problema; él mismo nos lo cuenta:

«En París no pude contactar con las personas que buscaba y estuve varios días viviendo y durmiendo en la calle. Cuando ya estaba dispuesto, por la desesperación, a volver a España, recordé que Paco Ibáñez me había contado –cuando lo llevamos a cantar a mi pueblo dos años antes– que él tenía una amiga cantante que se llamaba Mara y era dueña de un restaurante en París. No era un gran dato, pero e puse a buscar restaurantes en la guía telefónica para ver si alguno tenía algún nombre español o algo que me diera una pista...; empecé a buscar una lista con restaurantes de nombre español para ir luego visitándolos y preguntando por la tal Mara, hasta que vi uno que se llamaba "El maravedí". Fui directamente y allí estaba Mara, mi salvadora. Me dio comida y cena, e incluso cama, durante dos o tres días, hasta que me puso en contacto con algunos compañeros del FRAP».


Mara.
Mara. Disco: "Chansons de Lorca par Mara".
Acompañada a la guitarra por Paco Ibáñez.
(Le Chant du Monde, París)

Mara era una magnífica cantante española que solía actuar en directo en diversos locales parisienses. Entre ella y Bernardo se entabló una buena amistad, y empezaron a actuar juntos. En aquel momento, Bernardo ya había adoptado el seudónimo de PEDRO FAURA.

Pedro Faura (Bernardo Fuster).

Por aquellas mismas fechas,  Bernardo conoció también a CARLOS ANDREU, cantante anarquista que interpretaba sus propias canciones apoyándose musicalmente en temas populares. (Concretamente Carlos Andreu, en la carpeta de su LP "Un peuple en lutte: Espagne", realizaba la siguiente afirmación: «Hay que hundirse en las más hondas y en las más populares raíces del folklore, para volver a encontrar la verdadera historia de los pueblos»).

Pedro Faura y Carlos Andreu.
Carlos Andreu. Disco: "Un peuple en lutte: Espagne"
(Le Chant du Monde, París)
Como podréis constatar el texto que aparece sobre el careto
de Franco no tiene desperdicio: "Prohibido cantar, bailar, juntarse y hablar"

Y así fue como Mara, Carlos Andreu y Bernardo (Pedro Faura) crearon un colectivo para realizar conciertos conjuntos como el celebrado, en 1974, en la Universidad de Berlín.

En Berlín Bernardo Fuster grabó dos discos con el seudónimo de PEDRO FAURA, en la discográfica Neue Welt: "Manifiesto" (1974) y "Volver, no es volver atrás" (1975); dos discos, radicalmente comprometidos, que simbolizan con claridad lo que en aquellos años se conocía como "canciones de lucha y de resistencia"; canciones que escuchadas en este momento, descontextualizadas de la época en que nacieron, pueden ser calificadas como panfletarias, pero que en aquellas circunstancias eran perfectamente explicables y necesarias; eran canciones –como dice Jean-Jacques Fleury, en su libro "La nueva canción en España. I" (Hogar del Libro, 1978)– en las que "había que llamar al pan, pan, y al vino, vino».


Pedro Faura (Seudónimo de Bernardo Fuster)
LP: "Manifiesto" (Neue Welt, 1974)
En este disco Bernardo canta textos de Alfonso Sastre,
Miguel Hernández
y canciones propias.
Pedro Faura (Seudónimo de Bernardo Fuster)
LP: "Volver, no es volver atrás" (Neue Welt, 1975)
En este disco Bernardo canta textos de José Bergamín,
Nazim Hikmet, Raúl Corbella, Rafael Alberti,
Jesús López Pacheco 
y canciones propias.

En septiembre de 1976, Bernardo Fuster volvió a España, una vez concedida la primera amnistía. Nada más llegar, conoció a Luis Mendo e iniciaron juntos una larga andadura cultural y musical que dura hasta hoy y tiene perspectivas de mucho futuro... Pero bueno, de esto ya hablaremos en los próximos "cuelgues".

Para finalizar, y como curiosidad, dejo seguidamente dos vídeos en los que podemos escuchar a PEDRO FAURA (Bernardo Fustes) cantando los poemas "Rosario Dinamitera" y "Canción del esposo soldado", de Miguel Hernández; son canciones tomadas de su disco "Manifiesto", anteriormente mencionado.



1 comentario:

  1. Estos discos son muy interesantes. Quizás no muy buenos técnicamente, pero unos documentos imprescindibles. Nadie que vea esa portada puede resisitirse a escuchar el disco. Aun así, la musicalización del poema "Volver no es volver atrás" de José Bergamín (intachable luchador intelectual, católico antifascista, con una envergadura moral enorme) es, para mi modo de ver, una preciosidad.

    ResponderEliminar