Páginas vistas en total

lunes, 26 de noviembre de 2012

ANDRÉS MOLINA EN "LIBERTAD 8" - II: CRÓNICA FOTOGRÁFICA

Andrés Molina.
Andrés Molina.
Manu Clavijo y Andrés Molina.
Manu Clavijo y Andrés Molina.

Manu Clavijo interpretando una de sus canciones.
Andrés Molina.
Manu Clavijo y Andrés Molina.
Migueli emocionado y sorprendido escuchando a Andrés Molina.
Dicen que "la cara es el espejo del alma".

Migueli interpretando una de sus canciones.

Migueli, Manu Clavijo y Andrés Molina.
Protagonistas de un concierto con mucha magia y calidad.

3 comentarios:

  1. Uno viene a Madrid e intenta aprovechar al máximo el tiempo, sin abandonar los calderos que ya tiene en el fuego en su amada tierra. Ayer vi las fotos y hoy saco unos minutos, antes de prepararme para seguir currando, que las fotos reflejan el momento vivido. La verdad es que la pasamos bien. Acabamos cantando sin microfonía como se puede ver. Y claro, Migueli -sin con microfonía y escondido en la oscuridad coreaba y hacía percusión-, una vez desmadrados los tres se encargó de los coros y la percusión, y Manu escuchando mucho se acoplaba a las canciones últimas. Manu nos cantó la contradicción diaria en la que vivimos, Migueli nos hizo partícipes de los que no nos atrevemos a sacar de nosotros mismos y él sí. Y Lucini parecía un reportero de la National Geographic: no sé si tantas noches de conciertos le han sido tan moviditas como esta, jajaja. No paró. Y esto es sólo una muestra, porque el carrete tuvo que saturársele, jajaja.

    A seguir disfrutando de la canción de autor!!!

    Y como siempre, millón de gracias, Fernando!!!

    ResponderEliminar
  2. Uno viene a Madrid e intenta aprovechar al máximo el tiempo, sin abandonar los calderos que ya tiene en el fuego en su amada tierra. Ayer vi las fotos y hoy saco unos minutos, antes de prepararme para seguir currando, que las fotos reflejan el momento vivido. La verdad es que la pasamos bien. Acabamos cantando sin microfonía como se puede ver. Y claro, Migueli -sin con microfonía y escondido en la oscuridad coreaba y hacía percusión-, una vez desmadrados los tres se encargó de los coros y la percusión, y Manu escuchando mucho se acoplaba a las canciones últimas. Manu nos cantó la contradicción diaria en la que vivimos, Migueli nos hizo partícipes de los que no nos atrevemos a sacar de nosotros mismos y él sí. Y Lucini parecía un reportero de la National Geographic: no sé si tantas noches de conciertos le han sido tan moviditas como esta, jajaja. No paró. Y esto es sólo una muestra, porque el carrete tuvo que saturársele, jajaja.

    A seguir disfrutando de la canción de autor!!!

    Y como siempre, millón de gracias, Fernando!!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias a todos los duendes que hacéis posible estas noches de vino y rosas.

    Saludos.

    ResponderEliminar