Páginas vistas en total

domingo, 15 de julio de 2012

CANTIJUEGO PARA DISFRUTAR CON «JOSÉ HIERRO»: POETA

José Hierro.

Hoy vamos a dedicar nuestro "cantijuego" al gran poeta JOSÉ HIERRO que se nos fue el 21 de diciembre de 2002; y vamos a hacerlo con motivo de la reedición del disco "VIDA", de INÉS FONSECA, al que dediqué el "cuelgue" de ayer.

Con el pretexto del "cantijuego", que seguidamente explicaré, vamos a poder ver y disfrutar, a la vez, de 9 dibujos creados por José Hierro; algunos de ellos realizados por el poeta para ilustrar el libro-disco de Inés.

¡Y vamos con el "cantijuego"!... A continuación vas a encontrarte con 20 fragmentos poéticos; 18 pertenecen a José Hierro y 2 a Inés Fonseca. Con ellos, agrupados de 2 en 2, se pueden formar diez de los textos-canciones que han sido grabados en el disco "VIDA".

El "cantijuego" consiste en emparejar correctamente los 20 fragmentos poéticos, y en decir el nombre del poema o de la canción a que corresponden. ¡Empezamos!... Y ya sabes, puedes participar o seguir el juego, en el apartado de "comnentarios".

14 comentarios:

  1. Llegó ANDRES VAZQUEZ de Cali y empieza ben

    • 1 + 4 - EL Indoferente

    «Ahora seremos felices,
    cuando nada hay que esperar.
    Que caigan las hojas secas,
    que nazcan las flores blancas,
    ¡qué más da!
    Que baile el sol o se arpegie
    la lluvia sobre el cristal,
    que todo sea mentira
    o sea todo verdad,
    que reine sobre la tierra
    la primavera inmortal
    o que decline la vida,
    ¡qué más da!
    Que haya músicas errantes,
    ¡qué más da!
    Para qué queremos músicas
    si no hay nada que cantar».

    ResponderEliminar
  2. Hola a tod@s:

    5 y 10: Poema A Orillas Del East River de José Hierro II

    Emma

    ResponderEliminar
  3. ¡Bien Emma, bien:

    5 + 10 A orillas de East River

    «Yo ya no lloro,
    excepto por aquello que algún día
    me hizo llorar:
    los aviones que proclamaban
    que todo había terminado;
    la estación amarilla diluida en la noche
    en la que coincidían, tan sólo unos instantes,
    el tren que partía hacia el norte
    y el que partía hacia el oeste
    y jamás volverían a encontrarse;
    y la voz de Juan Rulfo: «diles que no me maten»;
    y la malagueña canaria;
    y la niña mendiga de Lisboa
    que me pidió un «besiño».
    Yo ya no lloro.
    Ni siquiera cuando recuerdo
    lo que aún me queda por llorar».

    ResponderEliminar
  4. ANDRÉS VASQUEZ desde Cali avanza...

    • 17 + 6 - Las nubes

    «Inútilmente interrogas.
    Tus ojos miran al cielo.
    Buscas detrás de las nubes,
    huellas que se llevó el viento.
    Buscas las manos calientes,
    los rostros de los que fueron,
    el círculo donde yerran
    tocando sus instrumentos.

    Nubes que eran ritmo, canto
    sin final y sin comienzo,
    campanas de espumas pálidas
    volteando su secreto,
    palmas de mármol, criaturas
    girando al compás del tiempo,
    imitándole la vida
    su perpetuo movimiento.
    Inútilmente interrogas
    desde tus párpados ciegos.
    ¿Qué haces mirando a las nubes,
    José Hierro?».

    • 8 + 14 - Ciudad a lo lejos

    «Las casas en hilera. Lejanías de humo.
    Ahora estarían ellos por las plazas desiertas.
    El otoño cercano deja caer su zumo
    que yo, inmóvil espero con las manos abiertas.
    Te ha medido mi paso bajo los cielos rojos
    y he buscado tu pulso que late en las arenas
    y luego me he asomado al borde de tus ojos
    y me he visto yo mismo cargado de cadenas».

    ResponderEliminar
  5. Ya se han identificado 4 de los 10 poemas:

    • 1 + 4 - El Indiferente
    • 5 + 10 A orillas de East River
    • 17 + 6 - Las nubes
    • 8 + 14 - Ciudad a lo lejos

    ResponderEliminar
  6. ¡IDENTIFICADO EL QUINTO POEMA-CANCIÓN!

    • 13 + 18 - Marina imposible

    «Por primera vez, o por última,
    soy libre...
    Arbustos con espuelas
    de marfil. Rocas oxidadas.
    El otoño pliega sus tonos
    frente al crujido de las olas.
    Por primera vez, o por última.
    Las gaviotas tocan sus oboes
    de tormenta. Unos dedos verdes
    hunden la luna en luz marina,
    la tienden al pie del silencio.
    Se ha desnudado una mujer
    y muestra sus luces mellizas;
    al huir, dispersa su paso
    luminosa arena de estrellas.
    Por primera vez, o por última.

    Tijeras de oro en el poniente.
    Se enciende un violín ruiseñor
    en el esqueleto del mar.
    Garras de nubes estrangulan
    el azul, y lo hacen gemir.
    Ojos fijos en su tesoro,
    presente inmóvil -sin recuerdos,
    sin propósitos-, soy ahora.
    todo está sometido a un orden
    que yo no entiendo. Pero embarco
    en la nave, y el marinero
    me dirá su cantar, más tarde,
    desde el éxtasis...
    Por primera,
    o por única vez, soy libre».

    ResponderEliminar
  7. SARA FLOREZ acaba de escribirme esto en mi muro de facebook:

    BUENOS DIAS MAGO! no me queda otra que poner las respuestas aqui... lo intente de veras que lo estoy intentando, pero tengo un cacharro viejo de computadora...
    entonces, son:
    7 y 15: VIDA
    11 Y 2: JUNTO AL MAR
    20 Y 12: AUNQUE EL TIEMPO ME BORRE DE VOSOTROS!!!

    Y efectivamente ha identificado tres nuevos poemas de JOSË HIERRO:

    • 7 + 15 - Vida

    «Después de todo, todo ha sido nada,
    a pesar de que un día lo fue todo.
    Después de nada, o después de todo
    supe que todo no era más que nada.
    Grito «¡Todo!», y el eco dice «¡Nada!».
    Grito «¡Nada!», y el eco dice «¡Todo!»
    Ahora sé que la nada lo era todo,
    y todo era ceniza de la nada.
    No queda nada de lo que fue nada.
    (Era ilusión lo que creía todo
    y que, en definitiva, era la nada.)
    Qué más da que la nada fuera nada
    si más nada será, después de todo,
    después de tanto todo para nada.».

    • 11 + 2 - Junto al mar

    «Si muero, que me pongan desnudo,
    desnudo junto al mar.
    Serán las aguas grises mi escudo
    y no habrá que luchar.
    Si muero que me dejen a solas.
    El mar es mi jardín.
    No puede, quien amaba las olas,
    desear otro fin.
    Oiré la melodía del viento,
    la misteriosa voz.
    Será por fin vencido el momento
    que siega como hoz.
    Que siega pesadumbres. Y cuando
    la noche empiece a arder
    soñando, sollozando, cantando
    yo volveré a nacer».

    • 20 + 12 - Aunque el tiempo me borre de vosotros

    «Aunque el tiempo me borre de vosotros
    mi juventud dará la muerte al tiempo.
    Y entonces, sin hablarme, sin hablarnos,
    qué claramente non comprenderemos,
    y qué hermoso vivir entre vostros
    soñando vuestro sueños.
    Pasaréis ante el árbol, en el río
    mojaréis vuestro cuerpo
    y os colmará una vieja y honda gracia,
    un remoto misterio,
    como si el árbol o como si el agua
    flotasen antes en vuestro recuerdo,
    como si alguien hubiese antes vivido
    la vida que lleváis en vuestros cuerpos..
    Así compartiremos nuestro mundos
    en el fondo de vuestros pensamientos».

    ResponderEliminar
  8. VAMOS A DAR UN REPASO PA'VER COMO VA EL "CANTIJUEGO" DE HOY:

    POEMAS RECONOCIDOS:
    • 1 + 4 - El Indiferente
    • 5 + 10 A orillas de East River
    • 17 + 6 - Las nubes
    • 8 + 14 - Ciudad a lo lejos
    • 13 + 18 - Marina imposible
    • 7 + 15 - Vida
    • 11 + 2 - Junto al mar
    • 20 + 12 - Aunque el tiempo me borre de vosotros

    FALTAN DOS POR RECONOCER DOS POEMAS:
    Hay que emparejar los fragmentos 3, 9, 16 y 19

    ResponderEliminar
  9. 3+16: Azul
    9 y 19: Viento: playa de la magdalena. :)

    ResponderEliminar
  10. Y ANDRÉS VASQUEZ -el gran amigo de Cali – le ha puesto FIN al cantijuego.

    • 3 + 16 - Azul (Canción de Inés Fonseca)

    «El sentido le duró un sueño fugaz.
    Desplomada se dejó la embriagara aquella miel.
    Hizo de su cama una barca de motor
    y el azul de habitación
    fue haciéndose azul, azul de mar.
    Y navegó la humedad,
    sintió frío después.
    Despertó junto a él.
    Respiro sunpiel viva
    y respetó el silencio de su cuerpo.
    Recordó la soledad del azul del mar.
    Atrapada se sintió de esa inmensidad.
    Le arrancó un suspiro que flotó
    como un olor.
    Fue abrazando más y más
    recogiendo calor con su temblor.
    Y navegó la humedad
    sintió frío después.
    Despertó junto a él.
    Respiró su piel viva
    y respetó el silencio de su cuerpo.
    El sentido le duró un sueño fugaz
    desplomada se dejó le embriagara
    la paz de aquel lugar.
    Y navegó la humedad,
    sintió frío después.
    Despertó junto a él».

    • 9 + 19 - Viento: Playa de Magdalena

    «No me arrebata el viento que galopa
    alzando remolinos en la arena.
    No me arrebata cuando loco suena
    rompe las nubes y las aguas topa.
    (Éramos cinco los piratas. Copa
    de aventura que el viento ya no llena
    patache en aguas de la Magdalena
    que abordábamos siempre por la popa.
    Aquel velero daba cada día
    su loma al viento de la fantasía
    frente a la calma de las playas solas).
    Y ante el viento del sur que se desata
    ruego por nuestras almaa de pirata
    a las divinidades de las olas».

    ResponderEliminar