Páginas vistas en total

martes, 3 de enero de 2012

TROVEROS DE ASIETA. ¨VEINTE ANIVERSARIO"

«TROVEROS DE ASIETA» es un grupo musical nacido en Santa Cruz de Tenerife en 1991. Inicialmente surgió planteándose como objetivo artístico la recogida y el rescate de la música tradicional; centrando, fundamentalmente, su atención en los ritmos y en los cantes de «ida y vuelta», es decir, aquellos que fueron surgiendo en las Islas Canarias como consecuencia de la emigración, en particular hacia El Caribe.

Posteriormente, permaneciendo fieles a ese objetivo, los "Troveros" han experimentado una muy profunda y aplaudible evolución, navegando desde su fiel pasión hacia la más pura música tradicional, al encuentro y a la fusión con otras formas de expresión musical, entre ellas la "canción de autor",

Trayectoria a través de la que nos han dejado cinco discos absolutamente recomendables: «Tradicional» (1994), «Vamos a hacerlo bueno» (1997), «Siempre sonriendo» (2001), «Bailando con Lecuona» (2004) y «Aquí en la isla» (2008)

Ahora, celebrando su "20 aniversario", "Troveros de Asieta" nos ofrecen su último trabajo –bello e impecable– compuesto de un CD recopilatorio de algunas de sus más conocidas canciones; un segundo CD grabado en directo en el Teatro Leal, de La Laguna (Tenerife) –el 25 de marzo de 2011– con la participación de Lucrecia, Olga Cerpa, Fabiola Socas y Pancho Amat, y un DVD en el que podemos disfrutar de dicho concierto.

Añadir leyenda

Hace unas semanas, Francis Concepción –amigo y, en gran medida, alma del grupo–, me llamó y me pidió que escribiera un pequeño texto para incluirlo en la carpeta del nuevo CD... ¡Ha sido un enorme placer hacerlo!... Me senté al ordenador y esto fue lo que escribí:


«Es difícil resistirse al hechizo de los “Troveros de Asieta”, o no dejarse atrapar por el encantamiento que proyectan y contagian su música y sus canciones, y lo es por varias razones. 

La primera, sin duda, por la calidad de su trabajo; calidad en la investigación que realizan sobre las raíces, o la quintaesencia, de la música latina –en la que fundamentan, en gran medida, toda su obra–; y calidad en sus interpretaciones, ¡magníficas!, de gran belleza, y, siempre, durante 20 años –con este disco celebran su 20 aniversario– en un proceso eficaz y conseguido de permanente superación.




Pero además, el irresistible atractivo de estos “troveros” canarios radica también en su negación al «encasillamiento», es decir, en su visión y práctica universalista –sin fronteras– de la música popular; para ellos, el origen o la identidad de los ritmos o de los géneros musicales que recrean e interpretan –sean de ida o de vuelta, de aquí o de allá– confluyen y se hermanan en un único lugar de encuentro: «la belleza»; una belleza alegre, festiva, fresca, viva y solidaria.

Los “Troveros de Asieta” en sus discos y en sus conciertos, lo mismo te sorprenden –y te alegran la vida– con una guajira, un son, un bolero, una habanera o una guaracha; como te arrancan a bailar y a soñar con Ernesto Lecuona; o le cantan a Neruda en «Aquí en la isla» –de la mano de Rogelio Botanz–; o te ponen “patas arriba” la contestación –al estilo de los más clásicos “cantautores”– reivindicando con apasionamiento, por ejemplo, los “derechos de la mujer” –en el canto solidario de Gloria Martín y Alberto Gambino–, o el “valor de la igualdad” en «Qué importan las diferencias», del cubano Juan de Marcos González. 

Pero es que además –durante estos últimos 20 años– en torno a estos “troveros” ha girado mucho –y de lo mejor y más solidario– del “canto popular” en lengua castellana; ahí han estado, uniéndose a su cantar, presencias tan significativas como Los Sabandeños, José Antonio Ramos –¡qué grande y que presente!–, Luis Morera, Manolito Simonet, Lucrecia, Pancho Amat, Olga Cerpa, Fabiola Socas, Martirio, Albita Rodríguez, Luisa Machado, Andrés Molina o Eva de Goñi.

En fin, como decía al principio, sometido al hechizo y al encantamiento que me provocan los “Troveros de Asieta”, celebro la salida de éste, su sexto disco, en el que además se pone a prueba y se manifiesta algo que ha sido otra constante de su trabajo –y que es muy importante– me refiero a la coherencia sonora y sensitiva que existe entre sus discos de estudio y el directo. Nunca olvidaré dos de sus conciertos en Madrid a los que tuve la suerte de asistir: en 2001, en la Sala Galileo Galilei, y, en 2004, en la Casa de América; pues bien, ahora tenemos la oportunidad de escucharlos en directo en el Teatro Leal de La Laguna... ¡Señores, señoras, siéntense y escuchen!...; son los “Troveros de Asieta”...; ¡disfruten!...; y si quieren –se lo recomiendo– échense a bailar...».


No hay comentarios:

Publicar un comentario