Páginas vistas en total

viernes, 20 de enero de 2012

¡MALDITAS GUERRAS 100 + 100 + 33! - TRAS UN CONCIERTO DE "MALACABEZA"

Anoche estuve en el concierto que ofreció el grupo MALACABEZA en la Sala Libertad 8, y regresé a mi casa, ya de madrugada, verdaderamente entusiasmado; borracho de buena música y de sensibilidad... Malacabeza ha sido uno de mis descubrimientos musicales más sorprendentes e importantes del año 2011...

Joel Reyes y Ramonet Reche. "Malacabeza"

Aunque mañana haré una crónica de ese concierto, hoy no puedo resistirme a adelantar algo que fue fundamental para mí en la noche de ayer: la música y las canciones en directo de Malacabeza me reafirmaron, una vez más, en tres de mis creencias fundamentales: en el valor de la vida –que se nos da para que la vivamos intensamente–; en la barbarie que supone la muerte y la destrucción provocadas; y en la fuerza y en el poder que tiene la música para la construcción y la vivencia de la paz.

Pensando en ello, anoche, cuando llegué a casa, después del concierto, me vino a la memoria esta imagen que hace unos días me envió uno de mis hijos para mis cuelgues contra la guerra.




Ahora, al contemplar y al observar al soldado que aparece de espaldas, junto al piano; quiero dirigirme a él para cantarle los versos de una canción de Malacabeza:

«Mírate, dime lo que ves
y tal vez puedas responder
si, en verdad, estás viviendo vida,
sabes bien que esa no es tu piel
sin pensar ponte al revés
y echa andar, que estás tirando vida».
("Vida")

Efectivamente, soldado, estás tirando tu vida y destrozando la vida de tus víctimas...; despréndete de una puñetera vez esa mierda de fusil y ¡date a vivir intensamente!...; a vivir y a defender la vida...; ¡sin armas! ¡sin disparos! ¡sin misiles! ¡sin violencia! ¡sin destrucción!...; a vivir y a defender la vida, por ejemplo, –y es una de las mejores recomendaciones que puedo hacerte– gozando de la música, sintiéndola, dejándote atrapar y acariciar por ella... ¡Soldado!, te recomiendo, para ser más concreto, que escuches las canciones de MALACABEZA...; ya verás, después de la experiencia nada, ni nadie, podrá hacerte enpuñar un fusil y disparar un tiro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario