Páginas vistas en total

viernes, 22 de julio de 2011

MANUEL GERENA I - INTRODUCCIÓN: "A CONTRACORRIENTE POR LA DIGNIDAD"


Hace unos días recibí un maravilloso regalo, se trata del libro de Manuel Gerena titulado "A contracorriente por la dignidad" (Ubriel Editores - Tabla Rasa, 2011), prologado por José Manuel Caballero Bonald, introducido por Jose Luis Ferris y con un epílogo en el que se reproduce un texto dedicado a Genena, escrito por Manuel Vázquez Montalban. (El libro también va acompañado del último CD grabado por Manuel dedicado a Miguel Hernández).

La recepción de este libro ha sido para mi un maravilloso regalo por varias razones: en primer lugar, porque procede y habla de un amigo al que quiero y al que me han unido muchas cosas desde hace muchos años; en segundo lugar, lo es, también, por su contenido: una antología completísima de los poemas y de los cantes de Genera, o sea, un clamor coherente y limpio en defensa de la libertad, de la dignidad y de los Derechos Humanos; y, en tercer lugar, este libro es un "maravilloso regalo" porque me llena de esperanza; releer y volver a escuchar los cantes de Gerena no me crea en absoluto ningún tipo de nostalgia, sino todo lo contrario, me hace sentir que sigue viva y latente la lucha revolucionaria por la libertad; que sigue existiendo un pensamiento y unos sentimientos profundamente democráticos....; ¡que no todo está perdido!... que es posible cantarle y defender la dignidad humana –la de todos los seres humanos–, aunque sea a contracorriente.

Cubierta del nuevo libro de Manuel Gerena.

Pues bien, con motivo de la publicación de este libro, y para celebrarlo, voy a dedicar varios cuelgues a la vida y a la obra de MANUEL GERENA; de esta forma espero contribuir a la satisfacción de los que le hemos conocido y admirado durante años; y al conocimiento dirigido a las nuevas generaciones que tal vez desconozcan su trayectoria ética que es, en realidad, un referente a tener muy en cuenta. (Comprendo también que habrá gente a la que la evocación de los cantes de Gerena les moleste, es lógico; para muchos ciudadanos en este país –algunos presumiendo todavía de "izquierdosos"– la presencia y el cante de Manuel les resulta incómoda porque en realidad desenmascara sus falsedades y sus hipodresías, que son bastantes).

Manuel Gerena nació en la Puebla de Cazalla, en 1945.

«Desde muy pequeño –cuenta Manuel– trabajaba en el campo. Fui muy poco tiempo a la escuela. Luego trabajé de electricista hasta que me marché a hacer el servicio militar. Fue allí donde empecé a escribir, y en donde pensé y entendí el enfoque que tenía que darle a mi cante, ya que hasta entonces lo que yo hacía era un flamenco más [...].

Ante todo, me considero un trabajador. Un "obrero cultural" que me gano la vida cantando, aunque hay muchas veces en que no saco ni para comer».

Manuel Gerena.

Efectivamente, Manuel Gerena desde el inicio de su carrera artística, fue como un "obrero cultural" –expresión que me parece de gran lucidez– que tomó la decisión de convertir el flamenco en un compromiso radical e insobornable con la realidad de la clase obrera, aventura que por su sencillez personal, por su sinceridad y por su lenguaje claro y directo llegó a calar en el corazón de la gente, adquiriendo una enorme popularidad y convirtiéndose en una de las voces más revolucionarias y, en consecuencia, más perseguidas durante los años de la dictadura franquista.

Durante un tiempo tuvo que emigrar a Francia, y, a su regreso, le fue negado el pasaporte y fue víctima de innumerables censuras, prohibiciones de conciertos y todo tipo de amenazas.

Viñeta de Jaume Perich aparecida en la carpeta
del disco de Gerena titulado "Ábreme las puertas, pueblo" (1976).

Realidad cruel y represiva frente a la que Gerena, irreductible, solía decir: «Voy a cantar donde pueda porque necesito ser oído. A mi no me agrada cantarle a la miseria. A mi me gusta cantarle a las flores, pero esto no lo puedo hacer mientras las gentes no tengan la justicia que necesitan. Por eso seguiré cantando lo mío y no habrá nadie que me haga callar».

Manuel Gerena.
«Quiero cantarle a mi pueblo
no por lucirme la voz,
porque ellos lo precisan
como los preciso yo»

******

«Ábreme la puerta pueblo,
que mi verso quiere entrar,
para enterrar la mentira
y defender la verdad».

******

«"Pa" que no muera mi canto
gritaré bajo la tierra,
no me calla ni la muerte
aunque temprano me venga».


Y MANUEL GERENA sigue cantando... ¡COMO QUIEN RESPIRA!

Valgan estas primeras reflexiones como introducción y como una primera aproximación a la grandeza humana y solidaria de Manuel Gerena. Mañana nos iremos introduciendo ya en su obra, en las concreciones de su pensamiento, y en las felices consecuencia que sus cantes tuvieron en lucha por la libertad, sobre todo en Andalucía.

Como ilustración final a este "cuelgue" reproduzco el cartel correspondiente al "Primer Festival de Canción Popular en los Pueblos de Andalucía", festival celebrado, en 1977, precisamente en Puebla de Cazalla, y en el que ¡como no! participó con sus cantes Manuel Gerena.

5 comentarios:

  1. No negaré que me gusta el flamenco, pero debo tener algo norteño, porque como dijo el gran Paco Ibáñez: "soy del norte, así que 10 minutos y basta". Pero con Manuel, Menese, Morente, etc. es diferente y me trago enteritos sus discos, aunque duren tres horas: me traen la más profunda realidad andaluza, de la Andalucía que trabaja.
    La cita que traes me ha encantado, pero siempre me ha gustado mucho más lo que dijo ante una prohibición: "Voy a cantar un cante que no me prohíbe ni Dios", refiriéndose al Romance sobre el proceso 1001. Por eso Manuel es uno de mis puntos de referencia.
    Al margen: me ha intrigado tu apreciación sobre algunos izquierdistas (has dicho) que no le tragan... Si alguna vez nos vemos, como hice con Antonio (Gómez), tengo un montón de preguntas que hacerte.
    Un abrazo. Gustavo

    ResponderEliminar
  2. Gustavo: ¡Ganas tengo de que nos veamos!... Hablaremos de todo, pero para empezar, sin dar nombres, me refiero a los "izquierdistas de salón", a los que no se mojan el culo por nadie, a los que discuten en el congreso por una corbata, a los que ignoran el centenario de Celaya, a los que se hacen fotos con la OTAN, a los que se "acojonan" cuando los indignados toman la palabra, a los que pactan con el PP contradiciendo la voluntad de quienes les votan, a quienes contratan en las fiestas populares a la "basurilla musical pachanguera".... ¡en fin! ¡hay tantos!... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Reconozco que desconocía hasta no hace mucho a "La voz prohibida" y para mi fue todo un ejemplo de coherencia y dignidad.
    Completamente de acuerdo con Fernando con eso de los izquierdosos de salón, por desgracia son muchos y, lo que es peor, son casi siempre los que ejercen el poder.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. mpresionante que hables sobre Gerena. La primera vez que lo oí fue porque un amigo me dejó unos vinilos de Manuel, de La Bullonera y varios más editados en la misma época. De todos pude aprender grandes cosas pero de Manuel Gerena aún recuerdo los pelos erizándose la primera vez que escuchaba cada nueva canción.

    Como siempre, un placer leerte Fernando. Salud, compañero¡¡¡

    ResponderEliminar