Páginas vistas en total

domingo, 19 de junio de 2011

JOSEFINA ITURRARÁN. Federico García Lorca en Rusia... De como la canción no tiene fronteras.

Paseando por las noticias y los comentarios que Amancio Prada va colgando en "facebook", me he encontrado con algo que me ha encantado porque se relaciona con una experiencia que yo viví  en el tiempo en que estuve investigando para construir mi "base de datos" sobre la "poesía cantada" de Federico García Lorca.

Cuenta Amancio Prada:

«Hace tres años, el agregado cultural de la Embajada de España en Rusia, don Jorge de Orueta, me invitó a dar un recital en la sede de los “Niños Españoles de la Guerra” en Moscú. Quería hacerles ese regalo. El Centro Español ocupa  la segunda planta de un caserón histórico situado en una céntrica calle moscovita.  Allí se reúnen desde hace muchos años aquellos niños y niñas que llevaron de España a Rusia para ponerlos a salvo de los desastres de la guerra. Niños que ahora tienen más de ochenta años casi todos. Ese Centro ha sido para ellos un trozo de España, el hogar donde se han ido dando calor unos a otros, dolientes de nostalgia, ese dolor del regreso. Ahora, con los años parece que se hubieran multiplicado los escalones que hay que subir. No hay ascensor. Y allí canté.

[...] Sentada en primera fila, me llamó la atención una mujer enjuta, muy arregladita, los labios pintados de un rojo muy rojo, con una actitud elegante y digna, una elegancia natural, innata. Guapa. Parecía una mujer de teatro, una famosa actriz ya retirada..., pero que seguía llevando en su sangre el veneno del teatro. Me di cuenta de que, nerviosa, de vez en cuando se secaba alguna lágrima. No era la única persona que lloraba. Al terminar el recital fui hacia ellos para saludar a los que estaban en las primeras filas. Abrazos. Ella, Josefina Iturrarán, me cogió las manos y empezó a contarme su vida, a recitarme versos suyos y de García Lorca. Había grabado un disco, me dijo, con las Canciones Populares de Lorca».

Efectivamente Josefina Iturrarán (Xoсефина Итурраран) grabó en Rusia algunas de las Canciones Populares de Fedederico García Lorca (Федериkо Гарcиа Лорkа); fue en 1960 y esta es la carátula o la portada de aquel histórico disco:


Recuerdo perfectamente que cuando conseguí encontrar y comprar este LP –fue en un mercadillo callejero de Venecia– me sentí inmensamente feliz, no sabía muy bien lo que había comprado –porque no entiendo el ruso– pero era muy consciente de que tenía una auténtica joya entre mis manos.

Ya en Madrid, con ayuda de un traductor, entré en los detalles del origen y del contenido del disco, y pude escucharlo...; es tremendamente emocionante, ¡os lo aseguro!.

En él, Josefina Iturrarán incorpora once de las Canciones Populares de Lorca.

Al iniciar la grabación de cada canción, lo primero que hace Josefina es recitar el poema en ruso –Federico rompiendo todo tipo de fronteras–, e inmediatamente después lo canta acompañada al piano... ¡Impresionante!

Concretante las canciones grabadas en este disco son: "Las morillas de Jaén", "Romance de Don Boyso", "Los pelegrino" "Anda jaleo", "Zorongo gitano", "El Café de Chinitas", "Los mozos de Monleón", "Nana de Sevilla", "Los cuatro muleros", "Las tres hojas" y "Sevillanas del siglo XVIII".


Fragmento de la contracubierta del disco en el que aparecen
escritos en ruso los títulos de las canciones de Lorca.

Discos como éste –que guardo como auténticos tesoros– son los que me gustaría que estuvieran en alguna institución a la que cualquier persona pudiera acudir a consultarlos –verlos, tocarlos y escucharlos–...; surge de nuevo el tema de la "base de datos"... "Base de datos" continua creciendo día a día con nuevos descubrimientos y con la obra de los más jóvenes creadores –ya supera las 51.000 canciones– y que sigue sin haber una institución que se interese por ella...

Antes pensaba, y ahora estoy convencido, de que la cultura, de verdad, es lo que menos les interesa a instituciones que se llaman culturales como el Instituto Cervantes –cuyo responsable de cultura sigue "a lo suyo" y vive del silencio y de "no dar la cara"–, el Ministerio de Cultura, la Biblioteca Nacional, la AECI... y ¡qué se yo!...; toda esa gentecilla que vive del cargo y del cuento.

1 comentario:

  1. Me ha dao un vuelco el corazón el ver el nombre de Lorca en caracteres cirílicos... Y aquí hay quien quiere que no se sepa dónde está enterrado.

    ResponderEliminar