Páginas vistas en total

domingo, 3 de abril de 2011

El DERECHO A SOÑAR - IV

A María Moraga Lorenzo, amiga del alma
con la que comparto admiración hacia León Felipe.

Esta tarde la proclamación y la reivindicación de nuestro DERECHO A SOÑAR la protagoniza otro grandísimo poeta, nacido en Tábara, Zamora, en 1884; se trata de LEÓN FELIPE.
Escultura de León Felipe.
Casa del Lago, Chapultepec, Ciudad de México.
Escultor: Julián Martínez. Fotógrafo: Alonso Marroquín.

Entre los poemas cantados de León Felipe vamos a evocar, en primer lugar, el titulado "Sé todos los cuentos", texto musicalizado por  Manolo Díaz e interpretado por Aguaviva, en 1970; y por Dina Rot (Argentina) –con música de Paco Ibáñez– en 1975. Dice León Felipe:

«Yo no sé muchas cosas, es verdad.
Digo tan sólo lo que he visto.

Y he visto:
que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos,
que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,
que los huesos del hombre los entierran con cuentos,
y que el miedo del hombre…
ha inventado todos los cuentos.
Yo no sé muchas cosas, es verdad,
pero me han dormido con todos los cuentos…
y sé todos los cuentos».



Hermosísimo poema que enlaza con este otro titulado "Contadme un sueño" musicalizado y cantado por Adolfo Celdrán, en 1975; poema en que León Felipe se reafirma en el "derecho a soñar" que venimos proclamando y reivindicando:

«Ahora estoy de regreso, he llegado hace poco,
soy nuevo en la ciudad... Y esto quiere decir:
Me durmieron con un cuento...
y me he despertado con un sueño.
Voy a contar mi sueño, narradores de cuentos.
Voy a contar mi sueño.
Es un sueño sin lazos,
sin espejos,
sin anillos,
sin redes,
sin trampas... y sin miedo.
Soñé... ¡Sueño!
No soy un cuento.
Vengo de más lejos...
¡Soy y vengo del sueño!

Y digo que soñar es querer, querer, querer, querer, querer...
querer escaparse del espejo,
querer desenredarse del ovillo,
querer descoyuntarse de la dulce rosquilla de los cuentos,
querer desenvolverse... prolongarse...
soñar es decir 4 veces,
44 veces,
4.444 veces, por ejemplo:
Yo no quiero,
yo no quiero,
yo no quiero,
yo no quiero,
verme en el tiempo
ni en la tierra
ni en el agua sujeto;
quiero verme en el viento,
quiero verme en el viento,
quiero verme en el viento,
quiero verme en el viento».

3 comentarios:

  1. Lucini, maestro me encanta soñar con mi paisano León Felipe,...pero se te fue un número en la fecha de nacimiento. Nació en Tábara en 1884.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Si me permites me gustaría compartir el poema que más me emociona de León Felipe. Se que es el más conocido pero la voz de Paco Ibáñez toma un matiz más profundo...Aquí se escucha la voz del poeta....
    COMO TU
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  3. Fernando maravillosos los poemas de León Felipe. Entre ellos uno que me encanta es Romero Sólo.

    Poema Romero Sólo... de Leon Felipe

    Ser en la vida romero,
    romero sólo que cruza siempre por caminos nuevos.
    Ser en la vida romero,
    sin más oficio, sin otro nombre y sin pueblo.
    Ser en la vida romero, romero…, sólo romero.
    Que no hagan callo las cosas ni en el alma ni en el cuerpo,
    pasar por todo una vez, una vez sólo y ligero,
    ligero, siempre ligero.

    Que no se acostumbre el pie a pisar el mismo suelo,
    ni el tablado de la farsa, ni la losa de los templos
    para que nunca recemos
    como el sacristán los rezos,
    ni como el cómico viejo
    digamos los versos.
    La mano ociosa es quien tiene más fino el tacto en los dedos,
    decía el príncipe Hamlet, viendo
    cómo cavaba una fosa y cantaba al mismo tiempo
    un sepulturero.
    No sabiendo los oficios los haremos con respeto.
    Para enterrar a los muertos
    como debemos
    cualquiera sirve, cualquiera… menos un sepulturero.
    Un día todos sabemos
    hacer justicia. Tan bien como el rey hebreo
    la hizo Sancho el escudero
    y el villano Pedro Crespo.

    Que no hagan callo las cosas ni en el alma ni en el cuerpo.
    Pasar por todo una vez, una vez sólo y ligero,
    ligero, siempre ligero.

    Sensibles a todo viento
    y bajo todos los cielos,
    poetas, nunca cantemos
    la vida de un mismo pueblo
    ni la flor de un solo huerto.
    Que sean todos los pueblos
    y todos los huertos nuestros.

    Un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar