Páginas vistas en total

viernes, 1 de abril de 2011

AMALIA AVIA. Algo se muere en el alma cuando un amigo se va.


El 30 de marzo de 3011, es decir, el miércoles pasado, murió AMALIA AVIA, gran pintora de todo lo que rodea al ser humanos y, sin duda –como afirma Francisco Calvo Serraller, el diario El País«una de las mayores representantes del realismo español».

Amalia Avia ante uno de los escenarios
madrileños que retrató.
«Amalia –y sigo citando a Calvo Serraller– fue una pintora que se decantó por la figuración realista, pero con una interpretación muy singular [...]; no le interesaba la representación de la figura humana, sino los espacios en los que el hombre deja el paso y el poso de sus huellas, como las calles, las fachadas de los edificios con ciertos toques anacrónicos, los interiores domésticos...».

Una mujer extraodinaria, con una gran ternura, que supo compaginar hermosamente su intenso trabajo de creación artística, con el amor y los esmerados cuidados hacia sus cuatro hijos –fue una madre excepcional– ; y que en todo momento dejó al descubierto su corazón solidario, y su tremenda sensibilidad ante el dolor humano y los problemas sociales.

Yo, personalmente, tuve la suerte de contar con el cariño y con su amistad de Amalia, así como de su compañero Lucio Muñoz y de sus hijos –a los que di clase en el Colegio Aula Nueva–. Amistad que tuvo mucho que ver con mi amor hacia la canción, y con los libros "Veinte años de canción en España. (1963-1983)" que escribí en 1986.

En los años ochenta mantuve con Amalia largas conversaciones sobre la "canción de autor", e incluso, más de una vez le grabé algunas cintas con canciones de varios de sus autores preferidos –uno de ellos Carlos Cano– parta escucharlas mientras pintaba.

Cuando finalicé el tercer volumen de "Veinte años de canción en España", dedicado a "Los problemas sociales y a la solidaridad", yo me insinué, y Amalia generosamente se ofreció, a crear un cuadro que pudiera servir de portada a aquel libro –los anteriores me los habían ilustrado Aute y Alberti–; me propuso, encantada, dedicar su cuadro al problema de la "emigración"–que era uno de los más destacados en el libro– y se puso a crear su obra. Esté fue el conmovedor resultado:

Oleo de Amalia Avia utilizado como portada del libro
"Veinte año de canción en España (1963-1983)". Vol. 3.
Hoy, doliéndome, en lo más profundo del alma, la ausencia de Amalia, quiero agradecerle, una vez más, aquel gesto solidario y de amistad. Ella se nos fue, pero –como le ocurre dichosamente a los creadores–, siempre estará presente en sus obras; en mi caso siempre estará presente como amiga del alma, y en la cubierta de un libro que escribí con mucha pasión y que forma parte de mi mismo.

Cubierta del libro "Veinte años de canción en España (1963-1983"
"Vol. 3: Los problemas sociales y solidaridad"

1 comentario:

  1. Hola Fernando,
    Muchísimas gracias por esta entrada tan bonita de tu blog. Te lo agradecemos de corazón. Todos de recordamos con cariño. Un abrazo.
    Diego Muñoz Avia

    PD Si quieres ver lo que escribí yo, lo encontrarás en:
    http://peazoviaje.blogspot.com/

    ResponderEliminar