Páginas vistas en total

viernes, 9 de enero de 2015

DE LA MEMORIA Y DE LA IDENTIDAD. NO SE TRATA DE RETROCEDER, SINO DE AVANZAR APRENDIENDO.

Ayer por la tarde una periodista argentina me hizo una entrevista por teléfono para emitir en un programa de radio dedicado al "canto popular". Se trataba de una joven periodista que hace unos días, "navegando" por internet, se había encontrado, y estaba haciendo el seguimiento, de los inicios de la Web «CANCIÓN CON TODOS»

No sé si un poco, o bastante, sorprendida del trabajo de recopilación y de encuentro intergeneracional que estoy intentando desarrollar en la Web en torno a la "canción de autor", aquella chica me preguntaba el por qué de mi interés, y de mi empecinamiento, en ese proyecto; y, en particular, el por qué mi obsesión –prioritaria– en rescatar y valorar la obra de las primeras generaciones de "cantautores"; muchos de ellos bastante olvidados o, al menos, hoy por hoy, ignorados en su mayoría.

Ocurrió, casualmente, que aquella llamada telefónica coincidió con un momento en el que estaba incorporando a la Web un disco del grupo Taller Canario titulado "Identidad" en el que Pedro Guerra, Andrés Molina y Rogelio Botanz evocan una pequeña reflexión de Eduardo Galeano, que, para mi, tiene mucho que ver con la pregunta que me estaban haciendo desde Argentina.


Quizá este ahí la clave del porqué de mi desmedido interés por rescatar y valorar la obra de nuestros cantautores y cantautoras de la llamada "primera generación":

Porque en momentos de cambio social, político y de conductas éticas –momentos como los que estamos reclamando y parece que empezando a vivir ahora en nuestro país– considero que resulta imprescindible reflexionar sobre nuestra propia identidad democrática. En concreto, sobre esa identidad surgida en torno a nuestra "canción de autor" en un tiempo de gran similitud con el actual –los años setenta y ochenta–, aunque en distintas circunstancias. (La "estaca" que personalizaba en aquel momento un gran dictador político, hoy es la misma "estaca" actualmente personalizada por un poder económico insensible, injusto y encima corrupto).

En realidad el pensamiento de Galeano, que hoy personalizo y me apropio, y en el que se fundamenta mi empecinamiento, es el mismo de Antonio Gala cuando afirma que "si no se avanza recordando, se tropieza" y que "ningún proyecto se puede construir sobre el olvido, ni sobre el desdén"; y es, a la vez, el pensamiento del historiador Jacques Le Goff  –al que admiro– al decir, con rotundidad, que "la memoria es el nexo de unión entre el pasado y el presente, y que ha de ser siempre inspiradora de cara al futuro".

Fue por ahí por donde ayer respondí a la pregunta que se me hacía: El interés fundamental que justifica mi empeño en recuperar la "canción de autor" desde sus orígenes, en ningún caso significa "retroceder" –¡todo lo contrario!–, ¡es avanzar recordando –por supuesto lo que merece la pena ser recordado– y aprendiendo!... ¿Sabéis?, yo tengo una creencia –que a veces se me hace obsesiva–: Yo creo, sinceramente, que muchos de nuestros jóvenes cantautores tienen mucho que aprender?... La web puede ser –¡ojalá!– una buena oportunidad para que lo hagan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario