Páginas vistas en total

miércoles, 12 de septiembre de 2012

SOBRE LA EMIGRACIÓN. «CANCIONES DE IDA Y VUELTA». IV - LA EXPERIENCIA DEL EMIGRANTE: «NUEVOS PAISAJES Y LOS MISMOS DOLORES» (2ª Parte)

Obra, realmente impresionante y desgarradora,
de Luis Seoane, pintor agentino-español fallecido
en La Coruña en 1979.

En el contexto de todas las canciones que recordamos, leímos y escuchamos en el "cuelgue" anterior, y en genera, en todo el canto a la "emigración" siempre surge una realidad y una aspiración común: el permanente recuerdo de la tierra natal y lo en ella abandonado, y la necesidad y el deseo del regreso.

Realidad y aspiración que aparece muy diversamente expresada en la voz de los cantores y de los poetas y que puede sintetizarse en en los siguientes textos:

«Para el vuelo golondrina,
detente y oye mi voz,
dile a la mujer querida
que no me olvide,
que no me olvide, por Dios,
que su amor es toda mi vida».
(" Malagueñas de Luciano". Los Sabandeños / Elfidio Alonso)

«En la soleá del tiempo
llorando su mala suerte,
aquel emigrante viejo
no quiere encontrar la muerte.
Quiere morirse en la tierra
que un día le dio la "vía",
si no pudiera hacerlo,
que triste su fin sería».
("Arraigo andaluz". Gente del Pueblo)

«Verdes colinas de la nativa tierra
durmiendo en un azul de humos inmóviles.
Cerca de mi estáis, dulces cimas
pero yo estoy muy lejos, lejos, lejos.
Sierpe de plata, río, largo espejo
pasando lentamente.
Tus aguas navegan mi pecho sin premura,
pero yo estoy muy lejos, lejos, lejos.
Antiguas torres doradas por los líquenes,
el surtidor, las calles silenciosas
me van cantando un son de gaitas jubilosas
pero yo estoy lejos, lejos, lejos.
Un niño rubio en preces sumergido
buscando amor, ahora va contigo
dentro de mí, llorando en el alma
pero yo estoy muy lejos, lejos, lejos.
Un día volveré, nativa tierra
a descansar en ti de mis caminos
más no te encontraré, en mí te llevo,
pero yo estoy lejos, lejos, lejos».
("Muy lejos". Suso Vaamonde / Celso Emilio Ferreiro)

«Verdes outeiros da nativa terra / durmindo nun azul de fumes quedos. / Rente de min estades, doces cumes, / pero eu estou moi lonxe, lonxe, lonxe. / Serpe de prata, río, longo espello / pasando con lecer. As túas augas / navegan o meu peito lentamente, / pero estou moi lonxe, lonxe, lonxe. / Antigas torres en líquenes douradas, / o chafarís, as rúas silenzosas / vanme cantando un son de gaitas ledas, / pero eu estou moi lonxe, lonxe, lonxe. / Un neno loiro en preces sulagado / buscando amor. Agora vai conmigo, / dentro de min, chorándome na ialma, / pero eu estou moi lonxe, lonxe, lonxe. / Un día voltarei, nativa terra, / a descansar en ti dos meus camiños, / mais non te alcontrarei. En min te levo, / pero eu estou moi lonxe, lonxe, lonxe». (“Moi lonxe”. Celso Emilio Ferreiro)



«Todos lo años que he tenido que vivir
alejado de mi país
han sido oscura noche,
un camino lleno de desazón.
Pienso en todo aquello
que dejé atrás cuando partí
y con los ojos de la esperanza
vuelvo a mi país.
No amo nada tanto como la dulzura
del cielo azul de mi país,
ahora estoy lejos pero me acuerdo
noche y día.
Si un día vuelvo, el viento que me reciba
borrará todas las angustias
y olvidaré los años que he vivido
tan solo y triste.
No existe nada que no me recuerde
cada instante mi país,
todo me hace pensar en los días
que viví tan feliz.
Cuando camino, el viento me atrae
voces que el tiempo no ha marchitado.
si me duermo, lo que sueño
es solamene mi país.
Antes que la muerte llegue
quiero volver a mi país,
pisar la tierra amiga,
caminar por los viejos caminos,
quiero oír las voces que amo,
quiero llorar por los viejos amigos
y morir cuando sea la hora
bajo el cielo de mi país».
("Mi país". Teresa Rebull / Miquel Martí i Pol)

«Tots els anys que he hagut de viure / allunyat del meu país / han estat una nit fosca, / un camí ple de neguit. / Penso en tot allò que enrera / vaig deixar quan vaig partir / i amb els ulls de l'esperança / torno encara al meu país. /No estimo res com la dolcesa / del cel blau del meu país; / ara en sóc lluny, però me'n recordo / dia i nit. / Si un dia hi torno, el vent que em rebi / esborrarà tots els neguits / i oblidaré els anys que he viscut / tan sol i trist. / No hi ha res que no em recordi / cada instant el meu país, / tot em fa pensar en els dies / que hi vaig viure tan feliç. / Quan camino el vent em porta / veus que el temps no ha pas marcit; / si m'adormo el que somio / és només el meu país. / No estimo res ... / Abans que la mort m'arribi / vull tornar al meu país; / trepitjar la terra amiga, / caminar pels vells camins. / Vull sentir les veus que estimo, / vull plorar pels vells amics / i morir quan sigui l'hora / sota el cel del meu país. / No estimo res com la dolcesa / del cel blau del meu país; / ara en sóc lluny, però me'n recordo / dia i nit». (“El meu país”. Miquel Martí i Pol).

(Seguidamente podemos comtemplar y escuchar a Lluís Llach cantando la canción anterior el el homenaje que se le hizo a Teresa Rebull en el Palau de la Música Catalana el 6 de Julio de 2006).

2 comentarios:

  1. Este drama de la emigración forzada abandonando familia, amigos, recuerdos y lugares queridos por la incierta promesa de una vida mejor queda patente,una vez mas, en tu excelente y documentado trabajo.
    Mi enhorabuena, Fernando.

    Abrazos y acordes.

    ResponderEliminar