Páginas vistas en total

domingo, 2 de octubre de 2011

¡MALDITAS GUERRAS! - 100 + 84 - CONTRADICCIONES INSOSTENIBLES

Hoy, 2 de octubre, es el Día Internacional de la No Violencia, fecha en la que se conmemora el aniversario del nacimiento de Mahatma Gandhi.


«Existen muchas causas por las que estoy dispuesto a morir
–dijo Gandhi–
pero ninguna por la cual esté dispuesto a matar».

Es curioso y dramático, coincidiendo con el Día Internacional de la No Violencia y recordando las palabras de Gandhi, el diario "El País" publica la siguiente noticia:

Alphonse Kenyi en la cárcel central de Juba.
(Fotografía de Fernando Moleres)

«Yo nunca dije ante el juez que hubiera matado a nadie». Alphonse Kenyi, que ha cumplido 15 años, está en la última ala de la prisión de Juba, reservada para los condenados a muerte. Lleva entre rejas desde octubre de 2009. Fue condenado por asesinato múltiple cuando tan solo tenía 14 años. Está en el corredor de la muerte desde octubre de 2010. Sobre él pende la sombra de la horca.

Su historia es el reverso oscuro de un proceso ilusionante. El pasado 9 de julio, Sudán del Sur se convirtió en un país independiente, y la ciudad de Juba, en la capital más joven del mundo. Tras una guerra de 22 años contra el norte, Juba es hoy una ciudad optimista que mira al futuro. La nueva corriente de esperanza llega hasta la prisión Central e incluso hasta el corredor de la muerte, donde los condenados sueñan con que el nuevo Estado los perdone.

Alphonse es el más joven de ellos. El sexto de siete hermanos y el único que pudo ir al colegio, aunque solo durante dos años. Sus padres, que estaban desempleados y con trabajos ocasionales, no podían permitirse pagar la educación de sus hijos. Vivían en Kalitok, un poblado a unos 85 kilómetros de Juba. En 2008 se trasladaron a la capital para que el padre, enfermo, pudiera recibir atención médica. La madre consiguió un trabajo en el Servicio de la Vida Salvaje, y Alphonse, como muchos otros niños en Juba, se dedicaba a recolectar botellas de plástico por la calle para venderlas como recipientes o para su reciclaje. Pero la libertad de moverse por las calles de Juba le duró a Alphonse solo un año: en octubre de 2009 fue arrestado por asesinato múltiple.

«Había habido disparos y asesinatos en Nyakuron [un suburbio de Juba] –explica Alphonse–, así que la policía empezó a buscar a cualquier persona con uniformes y pistolas. Me encontraron en mi casa y vieron el uniforme de mi madre. La policía me arrestó y me llevó a la comisaría».

Permitidme que en este Día Internacional de la No Violencia
lo diga con todas mis fuerzas:
Sea como sea...
¡¡¡¡NO Y NUNCA 
A LA PENA DE MUERTE!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario