Páginas vistas en total

miércoles, 5 de enero de 2011

...Y MILLONES DE ABARCAS PERMANECERÁN VACÍAS

No quiero, bajo ningún concepto, entristecerle a nadie esta Noche de Reyes, pero no puedo dejar de olvidar a los millones de niños que mañana, en todo el mundo, encontrarán sus zapatitos desiertos. 

Es lamentable pero los versos de Miguel Hernández siguen teniendo total actualidad... Aunque sea durante sesenta segundos pensemos en esos millones de niños y sigamos confiando en la esperanza... Los barredores de tristezas y los reparadores de sueños tenemos mucho trabajo por delante, y no podemos dejar de creer en el futuro
Niños de la India. (Foto: Maite González Martel)

1 comentario:

  1. Maestro Lucini, vengo de la cabalgata, he gritado como nadie el nombre de los Reyes, mi pequeño le ha dado la mano a Melchor..¡imagínate!, qué nervios, qué noche pero no olvido la suerte que tienen mis niños. Si, hay que creer en el futuro y para eso estamos, yo confío y tengo esperanza. Un día escuché esta letra que se la he puesto a mis niños un montón estas Navidades, hoy la última vez. Para que no esperen demasiado mañana, para que sepan disfrutar de lo que hay y sepan que en muchos sitios no hay y no lo olviden... Eso espero.
    Feliz noche de Reyes y un besazo (es mi regalo, no tengo otro)

    Duerme, duerme y sueña a tener
    una vida sin la tentación
    de delirios, de oro y poder,
    de juzgar, aunque exista razón.

    La avaricia es la esclavitud
    del alma y de la libertad.

    Que no te bese nunca la envidia,
    que no te abracen el odio y el mal.

    Duerme, duerme y sueña con ser
    de tu mejor tesoro el guardián:
    el amor que yo en ti he volcado,
    de eso tienes mucho que dar.

    No te engrandezcas con la riqueza
    ni te apoques con la pobreza,
    que ni la derrota ni el fracaso te impidan
    ver que mañana otro día será.

    Duerme, duerme, aquí estaré,
    las nubes serán tu colchón,
    que ni el viento ni la brisa te dejen
    de acariciar, pues tú eres mi Don.

    Duerme, duerme y sueña a tener

    Duerme, Mago de Oz

    ResponderEliminar