Páginas vistas en total

miércoles, 8 de mayo de 2013

UN GRAN REGALO DE LOS QUE SE CUELGAN PARA SIEMPRE EN LA SENSIBILIDAD... ¡GRACIAS GONZALO!

Llevo un tiempo pensando que la vida –con esto del blog y de las 500.000 visitas que hemos celebrado hace unos días– me está dando un montón de abrazos y "achuchones" –o "besos en la boca", como diría Serrat– que no me esperaba; y para ello, la muy puñetera y a la vez siempre sorprendente, se está valiendo de los amigos y amigas que me estiman, que en estos días me están mandando sus cariñosos mensajes, o que me dedican alguno de sus dibujos, de sus poemas, o de sus canciones.

El pasado domingo, sin ir más lejos, GONZALO BENITO, un amigo poeta al que he conocido gracias al blog, me sorprendía con un correo en el que me hacía llegar un regalo totalmente inesperado; uno de esos regalos que te acompañan siempre porque los cuelgas en tu sensibilidad y de ahí no hay quien los mueva. Me regaló su palabra; me regaló este soneto que me apetece compartir con todos vosotros y vosotras:

Gonzalo Benito.

«Que de tanto hincharnos los dos pulmones
en el corazón el aire nos sobra
cantaremos con sueños y zozobras
la luz respiratoria de canciones.

¡Qué quinientos mil!, si son mil millones
de sentimientos: temblor que se cobra
cada entrada de tu blog. ¡Qué maniobras
exquisitas de tus admiraciones!

Que siga tu gran trabajo, tu entrega,
tu amor, tu calma, tu fe, tus suspiros,
que en el otro lado de la pantalla

seguiremos nosotros con sed ciega
bebiendo de tu fuente de respiros
de tu mar de canciones y batallas».


¡GRACIAS GONZALO!... Tu soneto me ha recordado unas palabras que un día le escuché al poeta granadino RAFAEL GUILLÉN con las que me sigo sintiendo totalmente identificado. Dice Rafael:

«POBRE DEL MUNDO CUANDO
SE CALLEN SUS POETAS».

Por mi parte, y mientras el cuerpo aguante, aquí seguiré –contando contigo– «y cantando con sueños y zozobras la luz respiratoria de canciones»... 

2 comentarios:

  1. ¡Que los poetas no callen!
    Que este blog, Cantemos como quien respira, ¡no deje de gritar!

    ResponderEliminar
  2. Solo la belleza salvará al mundo.

    Dostoievski

    ResponderEliminar