Páginas vistas en total

martes, 9 de agosto de 2011

LUIS PASTOR II - "FIDELIDAD": UN PUNTO DE PARTIDA Y UNA CONSTANTE EN SU VIDA Y EN SU OBRA.



En 1966, Luis Pastor, cumplidos los catorce años dejó el colegio y se puso a trabajar de botones de una empresa de seguros; vendió la bandurria que le habían regalado por Reyes tres años atrás y se compró su primera guitarra. «Por entonces fue cuando empecé a cantar en la iglesia del barrio –comenta Luis–. Los curas no eran como los del pueblo. Eran curas de los pobres, de las inmigrantes... y estaban allí para ayudarnos. Se me abrieron las puertas de la cultura».

Y así, poco a poco, en contacto con otros jóvenes, participando en reuniones y actividades solidarias de la Juventud Obrera Católica (JOC) –organización comprometida contra la dictadura y en defensa de los Derechos Humanos–, y cada día más enganchado a la música y a la canción, Luis se fue integrando en la realidad y en la problemática de Vallecas –barrio obrero lleno de vida y de rebeldía contestataria– y empezó a descubrir que encerradas en los libros de poemas  había unas voces que le removían por dentro, y que le desvelaban sentimientos y sueños que él, en su barrio y con su gente, también sentía y pensaba. Llegó a ser un auténtico devorador de Miguel Hernández, de Nicolás Guillén, de Luis Chamizo, de Neruda, de León Felipe o de Carlos Álvarez.

En 1972 decidió dejar su trabajo en la oficina de seguros para dedicarse a cantar y a organizar sus primeros conciertos, que era lo que realmente le gustaba.

Por aquella época, en uno de sus conciertos celebrado en Barcelona, Luis conoció a Quintín Cabrera –cantautor uruguayo que vivía en España y que lamentablemente falleció en 2009–. Quintín –siempre tan acogedor y solidario– invitó a Luis a quedarse en su casa el tiempo que quisiera, y allí permaneció durante seis meses.

Cuenta Luis que fue en Barcelona donde descubrió a uno de los más grandes referentes de su música, me refiero a José Afonso: «En Barcelona escuché por primera vez la música portuguesa. –recuerda Luis–. En una tienda descubrí y compré un disco de José Afonso: "Cantares do andarilho"; en la contraportada leí que era un cantante portugués que hacía música popular y cantaba en reuniones de amigos, en parroquias, en centro de trabajo. "Como yo", pensé. Aquel disco lo escuché un millón de veces».



Ese mismo año, 1972, Luis Pastor entró en contacto con la discográfica "Els 4 Vents" en la que grabó los dos discos sencillos a los que ya hice referencia en el pasado cuelgue de 4 de agosto; y una canción titulada "Los magos del petroleo" con la que participó en el histórico LP titulado "Todo está muy negro" en el que también participaron: Las Madres del Cordero, Quintín Cabrera, Gabriel Salinas y Esl Sapastres. (Consultar "cuelgue" del 5 de mayo).


En 1975, tras cumplir, como pudo, con el servicio militar, firmó un contrato discográfico con la compañía Movieplay –que ya había puesto en marcha el sello GONG– y grabo su primer LP titulado "Fidelidad". Disco en el que participó Carlos Montero como arreglista y tocando la guitarra junto a Juan Carlos Fernández, que, en aquel momento, era el guitarrista que acompañaba a Luis en sus conciertos.

En "Fidelidad", Luis musicalizó y canto poemas de Blas de Otero, León Felipe, Pablo Neruda, Nicolás Guillén,  Rafael Alberti, Víctor Manuel Arbeloa, Octavio Paz y Carlos Álvarez; e incorporó un tema propio llamado "Nanas para traer un niño al mundo".




Cartel de la presentación del disco "Fidelidad".

Tras aquella grabación que tuvo un enorme éxito, Luis consolidó un descubrimiento que le marcó musicalmente para siempre; fue su encuentro con la música y la canción portuguesa; primero su encuentro en 1972 con José Afonso, y en 1975 con otros dos cantantes portugueses que vinieron a actuar en el Colegio Mayor San Juan Evangelista, de Madrid, y que le entusiasmaron: Fausto y Vitorino, magnificos músicos que le acompañaron en la grabación de su segundo disco tittulado "Vallecas" (1976).


Fotografía tomada durante la grabación del disco "Vallecas".
De izquierda a derecha, empezando por la parte superior, aparecen:
Luis Fernández Soria, Carlos Llorente, Jean Pierre Torlois, Fausto, Luis Pastor,
Vitorino, Miguel Ángel Chastang, Rufo
 y Antonio Gómez.
(Fotografía: Máximo Moreno)

En "Vallecas" –segundo LP de Luis Pastor– grabó temas como "Coro de la primavera", de José Afonso, y todo un conjunto de canciones sobre textos poéticos musicalizados por él mismo: "Quisiera un verso manchado", de Carlos Álvarez; "Dos canciones para un gesto", de Jesús López Pacheco; "Cancioneta", de León Felipe; "Nanas del Che" y "Villancico para Rafael Alberti", de Víctor Manuel Arbeloa; "Vamos juntos", de Mario Benedetti; "Amar es combatir", de Octavio Paz; y "Canción del exilio", de Castor.

Por otra parte en ese mismo disco –ilustrado magistralmente por Pedro Sánchez–, Luis incluyó también la canción "Vengan a ver" de la que es autor de la letra y de la música; canción mítica convertida en uno de esa especie de "himnos" que suscitaban la unidad y la solidaridad de los grupos y movimientos reivindicativos de los años setenta.



Jean Pierre Torlois, Luis Pastor y Jeremías Clemente Simon.
(Fotografía: J. Guerrero)

5 comentarios:

  1. Ese disco tiene un sabor a barrio irresistible.

    ResponderEliminar
  2. Fernando: te tomé la foto del equipo de "Vallecas" para el post de hoy, y al irte a enlazar me he dado cuenta de que te falta un miembro: Castor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. fernando, el azar y esta máquina horrible y fría que se llama ordenador (pero qué útil, no?) me han llevado hasta ti. La musica tiene algo de culpa tb: joao afonso y luis pastor. Fui alumno tuyo de ciencias naturales y teatro en el colegio y recuerdo tu vitalidad y cariño hacia todos nosotros. En fin una pasión para mi tardía, la música, nos vuelve a acercar en este hiperespacio a veces un tanto indiscreto ya que lo puede leer cualquiera. Perdona mi redacción; acabé siendo de ciencias y me he reconciliado con ello. Bueno abrazos varios y te seguiré en este curioso blog. Miguel Angel Chico.

    ResponderEliminar
  4. ¡MIGUEL ANGEL!... Uf, menuda sorpresa e inmensa alegría... Te dejo mi correo, mándame el tuyo y hacemos lo que sea para vernos y hablar.

    fglucini@gmail.com

    ResponderEliminar
  5. Hola Fernando, no sabes cómo me alegro de haber encontrado tu blog ya que soy un enamorado de la música de autor y de la poesía. Un abrazo y un saludo, Elías.

    ResponderEliminar