Páginas vistas en total

lunes, 24 de enero de 2011

CENTENARIO DE GABRIEL CELAYA. Previos apasionados a un centenario - I


El próximo 18 de marzo se conmemora el centenario del nacimiento de GABRIEL CELAYA: gran poeta y amigo del alma. 

Estoy seguro, ¡ojalá me equivoque!, que será una celebración a la que no se le dará tanto "bombo y platillo" –por los dos bandos, o mejor, por las dos "bandas"– como a los centenarios de otros poetas...,  y es que Gabriel era demasiado humilde, demasiado coherente, demasiado "rojo", demasiado enamorado, demasiado honesto, demasiado bueno, demasiado claro, demasiado incómodo...

Pase lo que pase, o mejor, pase como pase, la celebración del centenario de Gabriel, aquí vamos a irlo preparando y anticipando con lo que he llamado unos "PREVIOS APASIONADOS"... Hacerlo me resulta absolutamente necesario, entre otros, por dos motivos –los más primarios y elementales–: porque a él le pertenece el nombre de este blog: "CANTEMOS COMO QUIEN RESPIRA", y porque nos quisimos mucho, igual que a Amparichu, la mujer de su alma.

El primer "PREVIO APASIONADO AL CENTENARIO DE GABRIEL CELAYA" va a ser un reportaje fotográfico totalmente inédito.

En el año 1985, yo impartía clases en las Escuela de Magisterio ESCUNI –entre otras asignaturas daba una optativa que se llamaba "Música, canción y pedagogía"–; pues bien, ese mismo año los alumnos y las alumnas, creo recordar que de 3º, montaron la obra de teatro "El relevo", que Celaya escribió en 1963.

El día del estreno, que se hizo en el gimnasio de la escuela, llamé a Gabriel y a Amparo, los recogimos mi compañera y yo en su casa y, encantados, participaron en el acto. Se lo pasaron en grande –¡cómo sonreía el poeta! ¡que belleza tan mágica tenía su mirada!– y charlaron largo y tendido con los alumnos y alumnas. Por cierto, una de esas alumnas era Elena de Borbón, que ese año creo que cursaba segundo de Magisterio.

Estas son las fotografías inéditas de aquel día. Este es mi primer "PREVIO APASIONADO":


En el primer plano Gabriel Celaya, Amparichu Gastón
y Justina Sánchez, Directora de la Escuela.
La obra fue un éxito y aplaudimos como locos. Gabriel sonreía.
Después de la representación Gabriel conversó con los alumno/actores.
¡Cuanto disfruté sintiéndole feliz entre tanta gente joven!
La conversación de Celaya con los alumnos se prolongó
casi dos horas.
Dejadme decir por último que era muy difícil dejar
de enamorarse de un hombre como este. La mirada de Amparo
no podía ser más apasionada, ¡cuánto se querían!

3 comentarios:

  1. Hola Fernando,
    suscribo tus palabras de homenaje.

    Tuve la suerte de conocer a Amparitxu,
    ella también fue una gran poeta.

    Me ofrezco para montar/colaborar un acto
    de homenaje a esta gran pareja.

    El camino que abrieron merece ser recordado.

    Un abrazo

    Moncho Otero

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡¡Qué fotos más bonitas!!!!

    ResponderEliminar
  3. Lucini, que suerte tener un profesor como tu en Magisterio...Los míos fueron buenos pero nadie me trajo a Celaya....
    Un abrazo

    ResponderEliminar