Páginas vistas en total

sábado, 11 de octubre de 2014

«DESDE EL PUERTO DE LA UTOPÍA» LA VIDA SE SIENTE Y SE CELEBRA CON ESPERANZA.

 Llevo unos cuantos días buscando en mi archivo fotográfico dos imágenes que me han venido a la memoria leyendo las páginas del último libro de ANTONIO FERNÁDEZ FERRER. Después de mucho buscarlas por fin las he encontrado. Son estas:


Si no me equivoco –creo que no– son dos imágenes de Antonio allá por los años setenta. El mismos Antonio Fernández Ferrer –radicalmente coherente y fiel a sus ideales democráticos y por la libertad– que aparece en la siguiente fotografía tomada "algunos" años después:

Antonio Fernández Ferrer.

Antonio, veterano amante de la literatura, de la música y de la canción popular, fue uno de los creadores del colectivo Manifiesto Canción del Sur que se produjo en Granada en 1968; dato biográfico del que ya he hablado varias veces en este mismo blog, y que hoy retomo para resaltar una de las huellas o de los rasgo de identidad que mejor se reflejan en él y, en particular –en este momento– en su personalidad literaria.

Antonio Fernández Ferrer es un "cantautor" –así, en directo, sin matizaciones–; un gran "cantautor" de los que como diría Miguel Ángel Morelli «tienen guitarras en el alma y su taller de creación en las entrañas»; un cantor que en los años difíciles de la dictadura de lo setenta y de nuestra sufriente Andalucía, tomó su guitarra –con frecuencia acompañado de su amigo Esteban Valdivieso– y «transitó las calles y los día sufriendo el sufrimiento de su pueblo y latiendo también con su alegría».

¿Por qué parto de aquí para presentar hoy el último libro de Antonio? Lo hago porque, desde mi punto de vista, los que son y han sido "cantautores de verdad" se han forjado una identidad –o, tal vez mejor, un humanismo– preñado de rasgos o de cualidades, muy características, que irradian –a veces inconscientemente– en todas sus creaciones sean musicales o no.

Entre esos rasgos, que Fernández Ferrer atesora –como "cantautor de raza" que es–, está, por ejemplo, el hecho cotidiano de que la vida, y todo cuando acontece a su alrededor –si es bello, y especialmente si es injusto y doloroso– no le deja indiferente, le remueve toda sus sensibilidad y sus sentimientos, y le provoca el levantamiento de una aireada expresión descriptiva, rebelde y crítica –sea catada, escrita o vociferada– siempre con vocación liberadora.

Por otra parte –y esto le embellece y le ennoblece aún más su personalidad– Fernández Ferrer es un cantor/poeta/escritor/profesor –¡sea lo que sea!– con la fortaleza suficiente para sobrevolar con realismo y creer permanentemente, como diría Labordeta, «que el tiempo bonancible no ha llegado todavía». A Antonio le persiguen y le atrapan felizmente los sueños –¡indestutibles!–...; y los canta, y los escribe, y –lo mejor de todo– es capaz de contagiarlos convirtiéndolos en posibles y realizables "utopías ". –¡A mi siempre a logrado contagiármelos–.

Pues bien, todo eso está presente en el último libro que Antonio recientemente ha publicado en la Editorial Nazarí con el título de "DESDE EL PUERTO A LA UTOPÍA"; título genial, y nada sorprendente, conociéndole y sabiendo de su intachable coherencia personal que como «un abono inesperado –glosando a Benedettiva a parir felicidad».




Este nuevo libro de Antonio Fernández Ferrer es un recopilatorio de 50 de los que yo llamo "cuelgues" publicados en su "blog" "Entre los sacues" nacido en mayo de 2013. 


Son 50 aproximaciones sensibles a la realidad, a lo que percibe en su entorno, y a lo que ese acontecer próximo le hace sentir. 50 aproximaciones sensoriales que Antonio es capaz de verbalizar y compartir  sin grandes teorías, sin especulaciones, sin rodeos, con libertad absoluta y en un lenguaje claro, directo y –aunque a veces duro– siempre esperanzado. Y es que desde "el puerto de Antonio Fernández Ferrer siempre se percibe, se intuye o se vuela hacia la utopia»,

Es sorprendente y hermoso el mundo perceptivo, sentimental y objetivo que este nuevo libro transmite: noticias comentadas, pensamientos, evocaciones, denuncias, poemas, relatos... ¡Y que bien escritos!...

Me lo disfruté en una noche, y al final –perdonar la comparación de un enloquecido amante de la "canción de autor"– me sentí como si acabara de salir de un gran concierto. Antonio Fernández Ferrer describiendo o relatando no pierde nada de aquello que José Luis López Enamorado atribuye –en el pórtico del libro– a los que él llama los "viejos cantautores": «Antonio es un "rapsoda de los tiempos" –hoy escritor admirable– que "sigue siendo" necesario porque "sigue siendo" luz para el camino de la esperanza»..., que, por cierto,  ¡tanto estamos necesitando!.

3 comentarios:

  1. Gracias, Fernando, por esta maravillosa reseña que dedicas a mi último libro "Desde el puerto de la utopía". La canción de autor siempre estará en deuda contigo y con tu labor impagable de difusión y divulgación. Fuerte abrazo, AMIGO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Abrazo grande Antonio! ¡Cómo me has hecho disfrutar con tu libro! Mucho más de lo que puedes imaginarte.

      Eliminar
  2. José Luís López Enamorado11 de octubre de 2014, 22:10

    Todos hemos disfrutado con tu libro y pienso seguir disfrutando de tu amistad, tu compañía y tus nuevos proyectos. Un fuerte abrazo Antonio

    ResponderEliminar